Guatemala va por segunda vuelta

Álvaro Colom y Otto Pérez se disputarán la presidencia en una segunda vuelta electoral; después de las elecciones del domingo, los candidatos no pudieron obtener la mayoría para ganar
GUATEMALA (CNN) -

Un izquierdista moderado y un general retirado que propone mano dura contra la rampante delincuencia pelearán por la presidencia de Guatemala en una segunda ronda electoral, tras las cerradas elecciones del domingo, según los resultados oficiales del lunes.

Álvaro Colom obtenía un 27.55% de los votos y Otto Pérez Molina -jefe de la temida unidad de inteligencia militar durante parte de la sangrienta guerra civil (1960-1996)- un 24.83%, tras escrutarse el 70.20% del total de mesas, dijo el Tribunal Supremo Electoral.

En tercer lugar se ubicaba el oficialista Alejandro Giammattei, con un 17.79% de los sufragios.

Colom, un ingeniero y empresario de 56 años que promete reducir la pobreza que agobia a la mitad de los 13 millones de guatemaltecos, lideró por meses los sondeos, pero ahora lucha codo a codo por la presidencia contra Pérez Molina, que ganó adeptos en las últimas semanas con su discurso de mano dura.

Guatemala está inmersa en una espiral de violencia, y meses antes de las elecciones la carrera electoral estuvo salpicada de sangre: medio centenar de políticos y activistas fueron asesinados en crímenes vinculados al narcotráfico y a otros grupos armados.

Mientras las pandillas toman el control de numerosos barrios en varias ciudades, cobran extorsiones por no asesinar y obligan a los pobladores a formar grupos de autodefensa, la tasa de asesinatos se disparó a uno de los mayores niveles del mundo.

Pérez Molina, de 56 años, propone combatir la delincuencia con militares, y el símbolo de su campaña fue un puño en alto.

Pero Colom y grupos de derechos humanos advirtieron que las propuestas de mano dura en el pasado dieron lugar a abusos por parte de las fuerzas de seguridad que terminaron en masacres durante la guerra civil, que dejó 200,000 muertos.

Si ninguno de los candidatos obtiene la mayoría absoluta -el 50% más un voto-, los dos más votados deberán enfrentarse en una segunda vuelta, prevista para el 4 de noviembre.

Guatemala está tan dividida que hasta un matrimonio que lleva medio siglo casado iba a votar por distintos candidatos.

"Yo voy a votar por Pérez Molina porque hay mucha delincuencia y él es militar y tiene entrenamiento para poner seguridad", dijo Angélika, de 71 años, en la capital. Su esposo Daniel la interrumpió: "Ya estamos cansados de gobiernos militares".

A pesar de figurar en el segundo lugar, un centenar de militantes festejaban afuera de la sede del partido de Pérez Molina con un grupo de mariachis y fuegos artificiales.

"El tema de seguridad es lo que más ha afectado a los guatemaltecos y ven a Otto Pérez Molina como la persona capaz de resolver este problema que hoy en día tiene de rodillas a los guatemaltecos honrados y trabajadores", dijo Alejandro Sinibaldi, jefe de campaña del general retirado.

A pesar de la violencia que vive el país conocido por sus imponentes ruinas mayas en la jungla, en la jornada electoral vigilada por miles de policías y soldados hubo pocas irregularidades. Sólo en un pueblo cercano a la costa del Pacífico se denunció la quema de urnas.

De acuerdo con los resultados del lunes, en un distante sexto lugar se ubicaba la Premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú, que buscaba ser la primera presidenta indígena de Latinoamérica, con un 2.99% de los votos.

Quien resulte vencedor en los comicios recibirá un país exportador de café y con una economía bastante estable, pero también con una gran cantidad de rezagos que castigan a la población, mayoritariamente descendiente de indígenas mayas.

Ahora ve
No te pierdas