Boicot de migrantes contra Western Union

Alrededor de 158 agrupaciones de inmigrantes se organizan contra la empresa de remesas; los activistas piden transacciones más justas e inversiones en los países a los que envía diner
158 organizaciones se unieron contra la empresa de remesas.  (Foto: )
SAN DIEGO (Notimex) -

Al menos unas 158 organizaciones de derechos de los inmigrantes se sumaron hoy al boicot contra la compañía de remesas Western Union con el propósito de que invierta en el desarrollo de países a los que envían dinero.

El boicot se amplió este martes a las compañías Vigo y Orlando Valuta, filiales de Western Union en Estados Unidos, dijo a Notimex el director del Instituto Transnacional de Investigación y Acción de Base (TIGRA), Francis Calpotura.

"Western Union ignoró dos años peticiones de ser una empresa más justa y ahora nos da a los inmigrantes la oportunidad de demostrar que si no tenemos poder político, sí lo tenemos económico", afirmó por su parte una coordinadora de Mujeres Unidas y Activas, Martha Ugarte.

La activista, originaria del sureño estado mexicano de Oaxaca, dijo a Notimex que el boicot a Western Union tomará más fuerza a partir de este miércoles, cuando se realizará a nivel nacional, en protesta por la falta de una reforma a las leyes estadounidenses de migración.

De acuerdo con cifras del Banco de México, el año pasado los mexicanos en el extranjero enviaron remesas por 3,232 millones de dólares (mdd).

Ugarte dijo que la mayoría de ese dinero llegó a México a través de Western Union y dejó a la empresa ganancias millonarias.

"Western Union se gana dos dólares por cada cien que enviamos en el cambio de moneda; a eso se suma que por cada remesa se gana entre 18 y 20 dólares por servicio de transferir el dinero", indicó Ugarte.

Agregó que el gobierno de Estados Unidos ha tratado de reglamentar a esa empresa de transferencias con normas que determina para instituciones bancarias "pero no puede, por su registro como compañía internacional, con 350,000 sucursales en el mundo".

Western Union apoya en México un programa conocido como "Tres por Uno", en el que por cada dólar que envían los mexicanos a su lugar de origen, el gobierno estatal aporta otro dólar y el federal uno más, principalmente para obras de infraestructura y servicios.

Sin embargo, tras dos años de negociaciones de coaliciones de inmigrantes en Estados Unidos con Western Union, "continúa entregando a programas como ese, 41 centavos de dólar por cada cien que transfiere", explicó Ugarte.

Únicamente en la ganancia que la empresa tiene en cambio de moneda, "no da nada, se queda con más de cinco dólares y medio y dice que da 41 centavos", agregó.

Calpotura, el principal representante de comunidades inmigrantes para negociar con Western Union desde 2005, dijo que sin una respuesta de esa empresa y por la imposibilidad del gobierno estadounidense para imponer transacciones más justas, la coalición nacional decidió recurrir a su base.

Este miércoles, integrantes de grupos como la Hermandad Mexicana, el Centro de Trabajadores Filipinos, la coalición Todos somos Elvira Arellano y mexicanos que promueven el voto en el extranjero solicitaron a inmigrantes y a empresas que se unieran al boicot.

"A las empresas que tienen servicios de Western Union, les pedimos que hagan letreros que digan que la máquina de esa compañía está descompuesta debido al boicot", indicó Calpotura.

Los organizadores del boicot esperan que los inmigrantes de México, India, Filipinas, El Salvador, Honduras y Guatemala se abstengan de hacer envíos por Western Union para que esta comunidad muestre su poder económico.

Una empleada de la Oficina Postal de Estados Unidos en la fronteriza ciudad de Chula Vista, California, dijo a Notimex que ésta realiza remesas con garantía de entrega por diez dólares a bancos de la mayoría de los países latinoamericanos, "pero mucha gente no lo sabe".

Ugarte dijo que los inmigrantes conocen ese servicio, pero se les pide su número de seguro social y pocos lo utilizan, ya sea por su situación migratoria u otras razones, pero agregó hay alternativas viables, como algunos bancos.

Otra empresa competencia de Western Union ofrece el mismo servicio por cuotas de entre ocho y nueve dólares por remesa; otras más entregan el dinero en centros de teléfonos públicos en poblados que carecen de bancos, como la "Guelaguetza" para los inmigrantes oaxaqueños o "Ría Envía", en el resto de México.

Ahora ve
No te pierdas