Un motor del 11-S, en Ciudad Juárez

La planta de reciclaje Ecorec adquirió uno de los generadores de emergencia de las Torres Gemel el motor fue un ‘sobreviviente’ del ataque hace seis años y hoy se usa para despedazar automóvi
Ecorec adquirió el generador que antes usaba el WTC de Nueva  (Foto: )
Feike de Jong
CIUDAD JUÁREZ (CNNExpansión) -

La planta de Ecorec en Ciudad Juárez tiene algo del fin del mundo. Una torre pequeña luce entre un mar de acero torcido. Una cinta transportadora sube restos a la torre, allí “el molino de coches” hace su trabajo, despedazándolos, para separar el aluminio y el cobre del acero. En este paisaje no sorprende encontrar aquí los vestigios de una catástrofe mundial.

Dentro de la torre hay dos grandes motores que animan el molino. Son de la marca Waukesha, y hacen un ruido tremendo en un cuarto de máquinas donde el calor sube hasta los 50 grados. Uno de esos motores es histórico. Fue uno de las 6 generadores de emergencia de las Torres Gemelas - recuperados de la devastación después que las torres se cayeron hace seis años sobre el sótano que albergó esos sistemas de emergencia.

De esos seis generadores, tres fueron completamente destruidos y tres fueron reconstruidos. De los reconstruidos uno se fue a un museo del fabricante Waukesha, de otro se ignora el paradero y el último funciona en las afueras desérticas de Ciudad Juárez.

“Yo sentía emociones muy mezcladas sobre esta transacción,” dijo Bill Hargis, de la empresa Big Engines, quien vendió el motor a Ecorec. “Por un lado sentí lástima por comprar algo de una tragedia. Pero por otro, estaban en un depósito de chatarra y a punto de ser destruidos completamente. Yo intenté no ganar dinero por esos antecedentes, los podría haber metido en eBay o algo así pero no lo sentí bien”, dijo.

Compró cinco de los generadores por alrededor de 100,000 dólares cada uno hace cuatro años. Convirtió el del número de serie 401728 de diesel a gas y lo vendió a Ecorec, una empresa reciclaje fundada por la famosa familia Fuentes, quienes construyeron su fortuna con la distribución de gas LP en Ciudad Juárez. 

“Es un muy buen motor,” comenta Rodolfo Medina, director general de Ecorec. “No tiene señas del daño.”

Arriba de la torre de control de la planta de Ecorec, Arturo Flores, encargado de la operación y mantenimiento de la máquina, echa un vistazo al desolado alrededor metálico. El runrún de los motores le acompaña en su trabajo. Para Flores, el motor no es tanto un pedazo de la historia sino un compañero de trabajo con 2,000 caballos de fuerza. Cada día consume 250 toneladas de acero.

En las Torres Gemelas casi no trabajó. Una vez durante el atentado de 1993 funcionó tres y media horas antes que el sótano se llenara de agua. Se supone que funcionó algunos minutos después de los atentados de 11 de Septiembre ya que algunos testigos hablaban de luz en los edificios después del impacto de los aviones en los edificios.

El destino ha llevado a este motor muy lejos, igual que los atentados cambiaron el destino de todos. ¿Quién lo había pensado hace seis años?

Ahora ve
No te pierdas