Bomba explota en País Vasco

Un artefacto explosivo fue colocado junto al muro de la comisaría de la Ertzaintza; el ataque fue atribuido a ETA, pero otros creen que son personas legales capaces de atacar.
Javier Balza, descartó que el ataque fuera obra de un comand
MADRID (Reuters) -

Un artefacto explosivo colocado junto al muro de la comisaría de la Ertzaintza (policía autónoma vasca) en la localidad española de Zarautz estalló el martes de madrugada, sin causar víctimas y provocando sólo algunos daños materiales.

La Ertzaintza atribuyó la explosión a la organización separatista ETA.

Sin embargo, el consejero de Interior, Javier Balza, descartó que el ataque fuera obra de un comando de ETA y avanzó que piensan que la organización armada dispone de una red de legales - no fichados por la Policía - con capacidad para cometer actos de este tipo "graves pero sencillos".

El artefacto estalló alrededor de la 01:30 horas, junto a un muro en el perímetro exterior de la comisaría con la vía pública, provocando daños en la zona de garajes y vestuarios, indicó el comunicado de la Ertzaintza.

El artefacto estaba compuesto por entre tres y cinco kilos de una sustancia aún sin determinar, pero que podría ser "amonal, amosal o algo por el estilo".

Balza visitó la comisaría y explicó a los periodistas que en este caso no se puede hablar de un comando, sino más bien de "una red de legales, con capacidad de operar limitadamente, porque también el trabajo en Francia está haciendo que sufran muchas detenciones".

La onda expansiva también generó daños como la rotura de cristales y puertas en varias viviendas cercanas a la comisaría.

Puesto que Zarautz es una localidad que ha sido objeto de varios ataques en los últimos meses, Balza explicó que se trata de "un pueblo que tenemos que trabajar desde un punto de vista de investigación con un carácter muy importante".

"No van a poder con nosotros, no van a poder con esta sociedad y vamos a salir adelante, quien hace estos actos tendrán que pagar con ellos", advirtió.

El ataque tiene lugar un día después de que la policía francesa detuviera a 15 personas -nueve de nacionalidad francesa y seis españoles- en el País Vasco francés, involucrados en actos de violencia callejera.

Siete de los arrestados están acusados de estar involucrados en el ataque perpetrado el 11 de junio del 2006 contra el hotel Ostapé, propiedad del famoso cocinero Alain Ducasse, situado a 35 kilómetros de Bayona.

Ahora ve
No te pierdas