EU levantará muro al sur de Texas

El gobierno espera construir una valla junto al Río Grande y a través de parques estatales; el plan que pretende reducir la inmigración ilegal podría comenzar la próxima primavera.
HOUSTON (CNN) -

El Gobierno de Estados Unidos dijo que piensa construir un muro de 112 kilómetros de largo y 5 metros de alto al sur de Texas, que incluirá una sección a través de un refugio para la vida salvaje, pero opositores locales prometieron el martes que lucharían contra la valla.

Los planes fueron revelados la noche del lunes, en el primer vistazo detallado a la barrera que el Gobierno de Estados Unidos dice que debe construir para reducir la inmigración ilegal por la frontera de 1,920 kilómetros entre Texas y México.

En una solicitud para que se realizaran comentarios públicos sobre el impacto ambiental de la barrera, la Agencia de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP, por su sigla en inglés) de Estados Unidos dijo que la construcción podría comenzar la próxima primavera boreal.

La muralla, que será construida en 21 segmentos en puntos estratégicos junto al Río Grande, debería poder soportar el choque de un vehículo de 4,545 kilos que viaje a 64 kilómetros por hora, pero que también sería "estéticamente placentera", señaló la agencia.

El muro es parte de un plan federal para construir 1,120 kilómetros de valla junto a la frontera entre Estados Unidos y México.

La agencia de protección fronteriza dijo que la muralla sería principalmente erigida en diques del río, pero que también atravesaría tierras particulares y ocuparía parques estatales y el Refugio Nacional para la Vida Salvaje del Valle Bajo del Río Grande.

El refugio es considerado como uno de los santuarios con mayor diversidad biológica del país y ecologistas afirman que la valla podría dañar a especies en peligro tales como ocelotes y yaguarundíes del lugar.

"La barrera, pese a que no es continua, es un desastre profundo para la vida salvaje junto al río", declaró Jim Chapman, presidente del Río Grande Valley Sierra Club, al periódico Houston Chronicle.

Muchos líderes locales en el sur de Texas, donde reside un gran número de hispanos y que tiene fuertes lazos económicos y culturales con México, han criticado el muro fronterizo como innecesario y como una ofensa a los mexicanos.

Se han registrado varias protestas y se ha amenazado con demandas contra el proyecto. La oposición continuará, sostuvo la líder local y activista contra el muro Betty Perez.

"Parece que no será construido ahora, sino hasta la primavera del 2008, lo que nos da un poco más de tiempo para luchar en su contra", declaro Perez a Reuters por teléfono.

Ahora ve
No te pierdas