Reprimen protestas en Myanmar; mueren 3

Las fuerzas de seguridad dispersaron protestas de religiosos y civiles contra el régimen milita al menos unos 200 monjes budistas han sido arrestados y muchos más golpeados y maltratados.
Los monjes tibetanos han sido golpeados, maltratados y arres  (Foto: )
RANGÚN (Agencias) -

Tropas del gobierno dispararon el miércoles a una multitud en el centro de la principal ciudad de Myanmar, Rangún, dispersando a manifestantes que buscaban refugio, al intensificarse una campaña contra las mayores protestas contra la junta militar en casi 20 años.

Al menos dos monjes budistas y un civil murieron, dijeron fuentes de un hospital y un monasterio, mientras el centro de la ciudad bullía con decenas de miles de personas rebelándose contra décadas de poder militar.

Algunos testigos estimaron que 100,000 personas se tomaron las calles, pese a temores de una repetición de la sangrienta represión de un levantamiento de 1988, cuando los soldados mataron a unas 3,000 personas.

Las protestas comenzaron hace un mes por un alza en el precio de los combustibles y se han convertido en un movimiento masivo contra la represión militar y las dificultades económicas.

"Están marchando por las calles, con los monjes en el medio y gente común a ambos lados. Los están escudando, formando una cadena humana", señaló un testigo por encima de bramidos de furia casi ensordecedores contra las fuerzas de seguridad.

Sin embargo, al caer la noche la multitud se dispersó antes del toque de queda. Las calles quedaron casi vacías.

En la segunda ciudad del país, Mandalay, también bajo toque de queda, la Comisión de Derechos Humanos de Asia informó que no hubo oposición para que 10,000 personas protestaran contra la pobreza en una nación que hace 50 años se veía como uno de las más prósperas de Asia y hoy es una de los más inestables.

Los líderes mundiales apelaron a la junta para que actúe con moderación, dado que las protestas se han convertido en una gran revuelta desde que el 5 de septiembre se disparó sobre monjes que protestaban en la ciudad central de Pakokku.

El primer ministro británico, Gordon Brown, pidió el miércoles una reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre Myanmar, prometiendo que no habría "impunidad" para los que violen los derechos humanos en el país.

El Consejo de Seguridad de la ONU sostendrá una reunión de consultas sobre Myanmar a las 15:00 hora del este de Estados Unidos (1900 GMT) el miércoles, según informó una portavoz de la Naciones Unidas.

Singapur también pidió moderación. La ciudad-estado preside actualmente la ASEAN, una agrupación del sudeste asiático y una de las pocas entidades de este tipo que tienen como miembro a la aislada Myanmar.

"Exhortamos a las autoridades de Myanmar a ejercer la más absoluta moderación", dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de Singapur. "Apelamos a todas las partes a evitar acciones provocativas y a trabajar hacia la reconciliación y una resolución pacífica de la situación", agregó.

Francia dijo que debe dejarse en claro a todas las autoridades de Myanmar "que serán hechas responsables personalmente por todos los actos de violencia cometidos contra la población".

En la vecina Tailandia, el Ejército estaba preparando aviones C-130 para transportar a sus ciudadanos desde Rangún si aumentaba la violencia, y las tropas de frontera se preparaban para recibir un flujo de refugiados.

La policía antimotín lanzó gases lacrimógenos contra las columnas de monjes que trataban de cruzar las barricadas en torno a la pagoda Shwedagon, el santuario más sagrado de Myanmar y punto de partida de las manifestaciones del último mes.

Hasta 200 monjes de túnicas granates fueron arrestados afuera de la dorada pagoda Shwedagon, mientras el clero budista, la autoridad moral de más alto nivel del país, avanzaba cabeza a cabeza con la fuerza militar.

Ahora ve
No te pierdas