Intentan bloquear Internet en Myanmar

En un intento por frenar la divulgación de datos, los militares buscan cortar los servicios onl se teme que la represión en contra de los manifestantes se intensifique en las próximas horas.
Los monjes budistas han sido los principales afectados por l  (Foto: )
RAGUN (Agencias) -

Las fuerzas armadas de Myanmar golpearon a opositores para dispersar a grupos de activistas en las calles de Yangon, luego de que las fuerzas del orden ocuparon monasterios budistas e interrumpieron el acceso de la población a Internet.

Las medidas mostraban indicios de un posible recrudecimiento de las acciones represivas que esta semana dejaron al menos nueve muertos.

Al cercar monasterios budistas considerados como puntos opositores de referencia, el gobierno pareció insinuar la intención de alejar de las calles a los monjes, que han liderado las manifestaciones y son respetados por la mayoría de la población de Myanmar, antes Birmania. Esta acción podría llevar a los soldados a reprimir con más fuerza a los manifestantes.

Las manifestaciones de los últimos días han congregado a decenas de miles de personas que exigen el fin de los 45 años de la dictadura militar. Las protestas se han convertido en el desafío más duro a la junta militar en décadas.

La crisis estalló el 19 de agosto en una protesta contra un incremento en el precio de combustibles y luego tomó fuerza con la participación y liderazgo de los monjes.

Bob Davis, el embajador de Australia en Myanmar, dijo que tenía informes no confirmados de que el número de muertos en las acciones represivas de los dos últimos días era ''varias veces más que los 10 reconocidos por las autoridades''.

La junta militar parecía haber cortado el acceso público a Internet para impedir la difusión de videos, fotografías e información sobre su ofensiva contra las protestas.

Los cibercafés fueron cerraron y el departamento técnico del principal proveedor de Internet no respondía el teléfono para explicar por qué no había acceso.

Los ciudadanos estuvieron en primera fila para informar al mundo de la protesta contra los 45 años de Gobierno militar y el empeoramiento en el nivel de vida de Myanmar.

Incluso utilizaron la red Facebook y ocultaron noticias en tarjetas de felicitación. Las organizaciones de información de disidentes usaron Internet para obtener historias y fotografías.

Los periodistas dijeron que esperaban un corte de las comunicaciones, pero que eso no detendría el flujo de información.

"Puede suceder. Sólo será un corte repentino", dijo el periodista británico Dominic Faulder, que tenía su base en Bangkok durante la revuelta de 1988.

"Van a retrasar el mensaje, pero no lo van a parar. Esta vez habrá más fotos y saldrán a la luz", afirmó Faulder.

 

Ahora ve
No te pierdas