Líder de las FARC muere en combate

Tomás Medina Caracas falleció el sábado pasado en un enfrentamiento en las junglas de Colombia; 'El Negro Acacio' era considerado uno de los contactos de las FARC con narcotraficantes.
BOGOTÁ (AP) -

Las fuerzas militares de Colombia anunciaron la muerte de un importante comandante de las FARC, a quien consideraban clave para las operaciones de narcotráfico, que permiten el financiamiento de esa organización rebelde y que fue el primer guerrillero pedido en extradición por Estados Unidos por drogas.

Tomás Medina Caracas y a quién también identifica por los apellidos Molina Caracas, el comandante del Frente 16 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), habría muerto durante un ataque el sábado al campamento en el que se refugiaba en las junglas del este del país, informó el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, en rueda de prensa.

''Este golpe es sin duda el más fuerte que se le ha dado a la capacidad logística a este grupo terrorista... (él es) considerado uno de los más sanguinarios y astutos cabecillas'', expresó Santos. Se refirió al fallecido comandante como un ''intocable'' dentro de la organización rebelde.

''Algunos dicen que controlaba la mitad del presupuesto de las FARC y su capacidad logística, contactos con redes internacionales del crimen eran un aspecto muy importante. Por eso decimos que tal vez no ha habido golpe más contundente contra la logística de las FARC que el que se dio este fin de semana'', sostuvo el ministro.

Otros 16 guerrilleros también habrían perecido en el ataque.

Indicó que el jefe rebelde, más conocido como ''El Negro Acacio'', ''fue uno de los artífices de la transformación y el fortalecimiento de las FARC en los años 90, cuando a través del narcotráfico aumentaron la capacidad en armas, insumos químicos y reclutamiento''.

Sin embargo, el ministro reconoció que sólo tenía informes de inteligencia para validar el reporte, porque supuestamente el cuerpo del jefe rebelde fue llevado por sus compañeros para no dejar rastros de su muerte.

El comandante rebelde ocupaba un cargo de suma importancia para las FARC, pues según las autoridades, dirigía un frente que aporta importantes recursos provenientes del narcotráfico a esa organización y que además hacía canjes de drogas por armas. Sería uno de los mandos de las FARC de mayor jerarquía que ha sido muerto por las tropas oficiales.

El comandante de las Fuerzas Armadas, general Fredy Padilla, destacó que ''El Negro Acacio se había convertido en un mito al que las operaciones de las fuerzas armadas no llegaban'', en virtud de las repetidas acciones de las que se libró.

Mencionó que una de ellas fue la operación ''Gato Negro'', la que en 2001 desarrolló la recién creada Fuerza de Despliegue Rápido y que culminó con la captura del traficante brasileño Luiz Fernando da Costa, mejor conocido como ''Fernandinho Beira-Mar'' (o Fernando a la Orilla del Mar, en español), en uno de sus campamentos guerrilleros en las selvas colombianas.

El brasileño intercambiaba drogas por armas con el jefe rebelde.

''El Negro Acacio'' también fue en el 2002 el primer guerrillero de las FARC pedido en extradición por la justicia estadounidense, por aparentemente erigir un emporio cocalero en Vichada y Guainía, departamentos que representan un inhóspito territorio selvático fronterizo con Venezuela y Brasil.

La acusación estadounidense detalla que entre 2002 y 2004, ''Molina Caracas'' --así se lo identifica-- y otro guerrillero llamado Gentil Alvis Patiño, alias ''Chigüiro'', cambiaron al menos 1,000 fusiles por droga, a una tasa de 1.5 kilos de cocaína por cada arma.

El comandante guerrillero muerto era buscado a nivel mundial por la Interpol y penden 23 órdenes de captura en su contra emanadas de autoridades colombianas por delitos como rebelión, terrorismo y asesinatos, entre muchos otros.

Según Santos, el jefe rebelde ''negoció directamente'' la compra de 10,000 fusiles para las FARC, caso por el que fue condenado a 20 años de cárcel el ex asesor presidencial peruano Vladimiro Montesinos, en otro de los escándalos que salpicó al ex presidente Alberto Fujimori.

Las FARC son la más poderosa guerrilla izquierdista de Colombia que desde hace 43 años intenta tomarse el poder. Se estima que unos 15,000 hombres militan en sus filas.

Ahora ve
No te pierdas