Calderón veta ley de bioenergéticos

El presidente le hizo observaciones y regresó también la Ley de Protección al Consumidor;
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El presidente Felipe Calderón Hinojosa hizo observaciones y regresó al Congreso la Ley de Promoción y Desarrollo de los Bioenergéticos y las reformas a la Ley Federal de Protección al Consumidor, que habían sido aprobadas recientemente.

Durante la primera sesión ordinaria en el Palacio Legislativo de San Lázaro, se recibieron los oficios de la Secretaría de Gobernación donde se exponen los argumentos del veto presidencial y se turnaron a comisiones para el análisis de las observaciones.

El Ejecutivo destaca que las observaciones "lejos de buscar confrontaciones o discordancias pretenden abrir nuevos espacios de reflexión" para analizar los alcances y efectos de las dos reformas aprobadas por el Congreso.

En Ley de Promoción y Desarrollo de los Bioenergéticos se señala la coincidencia entre el Legislativo y el Ejecutivo en la promoción de esas energías, pero se plantea "corregir supuestos que en la práctica pudieran generar dificultades, así como algunas inconsistencias u omisiones detectadas".

Se señala que una de las principales preocupaciones del Poder Ejecutivo consiste en que el proyecto de ley, en los términos en los que está redactado, difícilmente tendrá como resultado un desarrollo óptimo del mercado.

"Ello, en primer lugar, como consecuencia de la falta de promoción e impulso al desarrollo de nuevas tecnologías y, en segundo, debido al enfoque primordialmente agrícola en que el proyecto se sustenta", señala.

Argumenta que el decreto aprobado está  orientado a la producción de bioenergéticos a partir de unos cuántos cultivos, eminentemente el maíz y la caña de azúcar, sin promover nuevas tecnologías de fabricación como son el desdoblamiento celulósico a partir de biomasa forestal.

Además la creación de etanol a partir de algas marinas, procesos bacteriológicos y enzimáticos, entre otros.

"Más grave aún no se contemplan otras formas de aprovechamiento de la biomasa más allá de su transformación en combustibles líquidos", destaca el Ejecutivo federal. Asimismo la reforma aprobada tiene un enfoque primordialmente agrícola que no distingue entre la producción y el consumo de los bioenergéticos, lo cual impide el desarrollo eficiente del mercado.

Se resalta que no hay diferenciación entre la producción y comercialización de los insumos, ya que otorga atribuciones en materia energética a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), al asignarle facultades de fomento y promoción de adquisición y operación de plantas de conservación y transformación industrial.

"En este sentido, válidamente puede concluirse que las acciones relacionadas con la promoción y el desarrollo de los bioenergéticos corresponden a la Secretaría de Energía por encontrarse dentro del ámbito de sus atribuciones".

Calderón Hinojosa observa que el Congreso prevé un periodo de tiempo muy corto para introducción masiva de biocombustibles, sin tomar en cuenta las capacidades y vocaciones del sector agrícola, lo que impediría tomar las medidas necesarias para asegurar el abasto de etanol.

Ahora ve
No te pierdas