Félix pierde fuerza, es categoría 1

El meteoro se debilitó tras haber tocado tierra en Nicaragua, dijo el Centro de Huracanes; Félix llegó a Centroamérica en categoría 5, pero ha perdido fuerza con el paso de las horas.
Félix pierde intensidad. (Servicio Meteorológico)  (Foto: )

El huracán Félix se debilitó este martes a categoría 1 sobre Nicaragua tras haber tocado tierra en Centroamérica como una tormenta potencialmente devastadora de categoría 5, la mayor en la escala Saffir Simpson, dijo el Centro de Huracanes de Estados Unidos.

''Los vientos son horribles'', dijo Claudio Vanegas, funcionario de la Cruz Roja en Puerto Cabezas, Nicaragua, poco después de la llegada de Félix. ''Algunos techos de las casas están volando en el aire, pero no salimos porque es muy peligroso''.

La radiodifusora sandinista Radio Ya indicó que las casas del barrio Loma Verde de Puerto Cabezas, habitado por personas de bajos ingresos, ''fueron barridas'', y el barrio El Muelle ''está destrozado''. La emisora dijo que la iglesia católica fue destruida por el viento, el cual también derribó las torres de transmisión de una emisora de radio.

El Canal 2 de la televisión local informó que una niña de 3 años no identificada se habría convertido en la primera víctima del fenómeno. Sin embargo, el teniente coronel Rogelio Flores, segundo jefe de defensa civil, dijo que esa información no ha sido confirmada.

En tanto, en la costa mexicana del Pacífico, la tormenta tropical Henriette alcanzó fuerza de huracán y registraba vientos de 120 kilómetros por hora (75 millas por hora), informó el Centro Nacional de Huracanes en Miami. El martes por la tarde llegaría a Cabo San Lucas, ciudad turística en el extremo sur de la península de Baja California.

Henriette cobró siete vidas incluso antes de convertirse en huracán. Una mujer se ahogó en las olas el lunes en Cabo San Lucas, y la tormenta provocó inundaciones y deslaves que mataron a seis personas en la ciudad turística de Acapulco, en el estado de Guerrero.

A las 1200 GMT estaba ubicada a unos 120 kilómetros (80 millas) al sur-sureste de la península. Fuertes vientos ya estaban azotando las playas y llovía a cántaros. Más de 100 residentes pasaron la noche en refugios.

Félix arribó a Punta Gorda, Nicaragua, a 40 kilómetros (25 millas) al norte de Puerto Cabezas, alrededor del amanecer con vientos de cerca de 260 kph (160 mph), apenas dos semanas después de que el huracán Dean golpeara las costas del Caribe mexicano. Horas después, el Centro de Huracanes indicó que se había debilitado hasta la categoría 1, con vientos máximos de unos 160 kph (100 mph).

Es la primera ocasión en que dos huracanes categoría 5 han tocado tierra en el mismo año desde que comenzaron a llevarse registros en 1886, de acuerdo con la Administración Nacional de los Océanos y la Atmósfera de Estados Unidos. Sólo se han registrado 31 tormentas de ese tipo en el Atlántico, incluyendo ocho en las últimas cinco temporadas.

En el noreste de Nicaragua, una región aislada y con poca infraestructura, más de 12,000 personas fueron evacuadas poco antes de que llegara Félix, pero algunos se negaron a abandonar las comunidades costeras. Se recibieron llamadas de auxilio de tres botes en el mar con un total de 49 personas a bordo, dijo el teniente coronel Flores.

En Honduras, 2,500 personas fueron desalojadas de las islas de la Bahía antes de la tormenta, incluyendo a cientos de turistas. Las autoridades reportaron que el barco ''Avenchu'', con 90 personas a bordo, se refugió la noche del lunes en un cayo en la provincia de Gracias a Dios, pero tuvo que marcharse de allí porque la laguna tenía olas de cinco metros (18 pies).

El ministro de Educación, Marlon Brevé, suspendió las clases en las escuelas y colegios en 10 de las 18 provincias de Honduras situadas en las regiones norte, este y central.

''Por el momento no hay pérdida de vidas humanas... y los habitantes están reaccionando de manera eficiente ante la anormalidad que vive'' el país, afirmó el presidente Manuel Zelaya en rueda de prensa transmitida por radio y televisión.

La tempestad seguía la misma trayectoria que el huracán Mitch de 1998, el cual permaneció estacionado durante una semana en Centroamérica, donde mató a casi 11,000 personas y dejó más de 8,000 desaparecidos, principalmente en Honduras y Nicaragua.

Ahora ve
No te pierdas