Emmanuel pone en vilo a las FARC

El caso del niño-rehén hijo de Clara Rojas confronta al gobierno colombiano y a la guerrilla; el presidente Álvaro Uribe cree que el menor ya no está en poder de las FARC.
Álvaro Uribe se coloca como el favorito del electora en Colo
BOGOTÁ (CNN) -

El enigma sobre la verdadera identidad de un niño bajo custodia de Colombia mantiene en suspenso el reinicio de una operación de Venezuela para recibir a tres rehenes, que la guerrilla prometió liberar, y amenaza con deteriorar la imagen de una de las partes involucradas.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) prometieron entregar al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, a las políticas Consuelo González, Clara Rojas y su hijo Emmanuel, pero la liberación fue abortada temporalmente porque la guerrilla denunció que operativos militares lo impedían.

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, caracterizado por su mano fuerte contra la guerrilla, negó combates y operaciones militares en una extensa zona selvática en donde al parecer estaba planeada la entrega de los rehenes, incluido un niño.

Uribe, que aceptó una propuesta de Venezuela de establecer un corredor y ordenar a sus Fuerzas Armadas un cese al fuego en la zona de la liberación, sorprendió con la hipótesis de que las FARC no tendrían en su poder a Emmanuel, quien nació en el cautiverio, por lo que estarían dilatando la entrega.

El analista Vicente Torrijos dijo que si la hipótesis de Uribe se comprueba con la prueba de ADN practicada a los familiares de Rojas en Venezuela, las FARC sufrirían un duro golpe a su credibilidad ante gobiernos de izquierda de América Latina que aún confían en las intenciones del grupo rebelde.

"El desprestigio que a nivel internacional ya ha acumulado se vería absolutamente dramatizado", opinó el experto.

Rojas, de 44 años, tuvo un hijo en la selva al parecer fruto de una relación consentida de la política con uno de los guerrilleros que la vigilaba y se ha convertido en un símbolo de esperanza para los secuestrados, aunque en las últimas horas fue más una especie de trofeo de guerra, según analistas.

El niño que podría ser Emmanuel está en Bogotá bajo protección del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y estrictas medidas de seguridad. El fiscal general de Colombia, Mario Iguarán, dijo que el resultado de las pruebas de ADN se conocerán en unos 10 a 15 días.

Chávez, ¿perjudicado?

Para Torrijos, el mandatario venezolano sería el más afectado por la fallida entrega, que fue ofrecida por las FARC como desagravio a Chávez luego que Uribe canceló su mediación ante la guerrilla para lograr la liberación de rehenes.

"Al desgaste que ha sufrido en todo esto y al desprestigio que lo han sometido las FARC, habría que sumarle una burla en momentos en que hasta sus aliados cuestionan su liderazgo", explicó en referencia a la imagen de Chávez.

La liberación de los tres rehenes, la primera unilateral por parte de la guerrilla, apuntaba a darle un nuevo aire a Chávez después de que perdió en diciembre un referendo con el que buscaba ser reelegido en forma indefinida y que el rey de España lo mandó a callar en una cumbre iberoamericana.

Torrijos advirtió que Uribe también podría ver deteriorada su credibilidad ante la comunidad internacional en la eventualidad de que su hipótesis resulte ser falsa.

"Uribe también perdería porque habiendo podido dejar la situación estratégica en el punto del incumplimiento de las FARC y la manipulación a que sometieron al presidente Chávez, lanzó una hipótesis en la que se está jugando toda su credibilidad", explicó. "Se ha puesto la guillotina", dijo.

"De los tres actores, el más perjudicado es Chávez que lleva la peor parte porque ha sido objeto de una manipulación y ha sido arrastrado por una parte o por la otra", agregó.

Para el director del semanario Voz, Carlos Lozano, si la hipótesis del Gobierno colombiano es cierta, las FARC quedarán muy mal ante la comunidad internacional, ante Chávez y tendrían que dar explicaciones al país y al mundo, aunque no sería tan fatal porque la entrega se limitaría a las dos mujeres.

"Si no es así, el que queda muy mal es el Gobierno de Uribe porque se demuestra que con esa hipótesis quería sabotear e impedir el proceso de liberación", sostuvo Lozano.

Aunque, "si la hipótesis de Uribe se comprueba, Chávez quedaría muy mal porque ha jugado a creerle más a las FARC que al Gobierno y eso sería bastante negativo", reconoció.

Las FARC son consideradas una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, con su imagen desprestigiada por crímenes y secuestros dentro de un conflicto que ha durado más de 40 años. El grupo, con unos 17,000 combatientes, se financia con recursos del narcotráfico, según Bogotá.

Ahora ve
No te pierdas