El FMI es “demasiado exigente”

Un grupo de expertos afirma que el Fondo demanda condiciones excesivas para sus programas de ay el organismo plantea hasta 17 condiciones anuales a los países cuando deberían ser 4 ó 5.
Dominique Strauss-Kahn, director del FMI. (Archivo)
WASHINGTON (AP) -

El Fondo Monetario Internacional (FMI) sigue exigiendo condiciones excesivas para sus programas de ayuda y ello causa críticas y resistencia en los países, dijo esta semana un panel evaluador independiente.

Las críticas más fuertes se refieren a una falta de priorización en las condiciones y a que en ciertos casos, como la reforma del comercio y privatizaciones, tienen más bien una “orientación ideológica”, dijo la Oficina de Evaluación Independiente, OEI, establecida por el Fondo en el 2001 para evaluar independiente y objetivamente sus políticas y actividades.

Según la OEI, el FMI continúa planteando hasta 17 condiciones anuales para la concesión de sus programas cuando deberían ser solamente 4 ó 5.

Indicó que hasta un tercio de esas condiciones están incluso fuera de la misión primaria de fondo de estabilización y reforma económica y han generado críticas y resistencia a los programas debido a malentendidos sobre quién y cómo se establecen.

Este es el primer informe de su tipo que emite la OEI y se produce en medio de un proceso de reforma de la institución creada hace más de 60 años, y de preocupaciones por su déficit de 140 millones de dólares en el 2007.

Aunque el FMI ha tomado medidas desde el 2000 para revisar las condiciones que impone a sus programas, no han sido suficientes, informó la OEI.

Las condiciones del Fondo empezaron a acentuarse con la llamada crisis de la deuda de los 80. Se referían al comienzo a reformas estructurales para el fortalecimiento de la sostenibilidad del ajuste macroeconómico, promoción del crecimiento, transformación de las economías en transición y, más recientemente, reducción de la pobreza.

Pero, señaló la OEI, se ampliaron con el tiempo y llegaron a exigir hasta cambios en las leyes y políticas de los países, así como la estructura de los incentivos económicos y las reformas institucionales.

Como consecuencia, se generó una “considerable crítica” hacia el Fondo, agregó. Las condiciones fueron incluso calificadas como injerencia en los asuntos internos y socavamiento de la soberanía de los estados.

“Apenas la mitad de las condiciones estructurales se cumplieron a tiempo y una cuarta parte adicional fue implementada sólo en parte o con demora”, dijo Tom Bernes, director de OEI, en un comentario difundido con el informe. “La gran mayoría de esas condiciones tuvo un efecto limitado o ninguna profundidad estructural”.

La OEI le sugiere al FMI:

1.- Aclarar qué espera en términos de números y enfoque de las condiciones estructurales, y que ratifique el uso discreto de las condiciones y sólo cuando sea crítico para el logro de los objetivos del programa.

2.- Aclarar si y cómo las condiciones deben continuar en uso como herramienta para el monitoreo de programas de los donantes.

3.- Que el FMI trabaje con las autoridades de los países en la identificación de los principales objetivos de cada programa y el de condiciones que figuren dentro del área de trabajo del Fondo.

4.- Que en materia de reformas estructurales y reestructuración del gasto fiscal, el FMI asuma un papel no protagónico en su cooperación con el Banco Mundial, que ha dejado de incluir en sus condiciones temas como la privatización y reestructuración del gasto, que son parte de la competencia primaria del banco.

Ahora ve
No te pierdas