Musharraf busca a los asesinos de Bhutto

El gobierno paquistaní se comprometió a encontrar y castigar a los responsables del atentado; el presidente solicitó ayuda al equipos de investigación de Gran Bretaña.
El Gobierno acusa a Al Qaeda del asesinato de Benazir Bhutto  (Foto: )
ISLAMABAD, (CNN) -

El presidente paquistaní, Pervez Musharraf, dijo el martes que su Gobierno estaba comprometido a descubrir la verdad tras el asesinato de la líder opositora Benazir Bhutto y prometió castigar a los culpables.

Bhutto, dos veces primera ministra de Pakistán, murió en un ataque con arma de fuego y bomba el 27 de diciembre, poco después de que se asomara a través de la ventana del techo de su vehículo blindado para saludar a sus partidarios mientras abandonaba un mitin electoral en Rawalpindi.

El Gobierno culpó a Al Qaeda de la muerte de Bhutto, una fuerte partidaria de la campaña de Estados Unidos contra los militantes islámicos, pero muchos paquistaníes sospechan que sus otros enemigos, quizá del interior de las agencias de seguridad, estuvieron involucrados.

También surgió una controversia sobre cómo murió exactamente.

Musharraf, en respuesta a pedidos de buscar ayuda exterior para la investigación, solicitó colaboración a Gran Bretaña y un equipo de la policía británica llegó el viernes a Islamabad.

El mandatario se reunió el martes con el equipo de Scotland Yard y dijo que el Gobierno estaba comprometido a "desenterrar la evidencia, descubrir la verdad y llevar a los responsables de este atroz crimen ante la justicia".

"Aseguró al equipo de investigación la completa cooperación por parte de todas las agencias de investigación", indicó el Gobierno.

La policía británica dijo que estaban investigando minuciosamente la evidencia para establecer los hechos.

El asesinato de Bhutto alimentó el malestar contra Musharraf y agravó las preocupaciones respecto de la seguridad en el país con poderío nuclear, percibido como vital en los esfuerzos internacionales para luchar contra Al Qaeda y para llevar paz a su vecino Afganistán.

Una ola de violencia desatada tras su asesinato llevó a posponer por seis semanas las elecciones parlamentarias, originalmente fijadas para el martes, para completar la transición de Pakistán hacia un Gobierno civil.

En las elecciones, ahora previstas para el 18 de febrero, se elegirán a los miembros de la Cámara Baja del Parlamento, de donde surgirán un nuevo primer ministro y un Gobierno que, en cooperación con Musharraf y las asambleas de las cuatro provincias de Paquistán, gobernarán el país.

Ahora ve
No te pierdas