Campesinos alistan frente contra TLCAN

Los líderes agrarios quieren revisar el tratado en el marco de la OMC para promover controversi los dirigentes agrarios afirman que sacar el maíz y frijol del acuerdo no resolverá los problem
El programa alimenticio de la FAO busca aumentar la producci
Juliana Fregoso
CIUDAD DE MÉXICO (Excélsior) -

Al tiempo que acusan a las grandes empresas de ser las únicas beneficiadas por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, más de una veintena de organizaciones campesinas formalizaron la integración de frente común para exigir la renegociación del TLCAN y la elaboración de nuevas reglas de operación para los programas de apoyo al sector.

Anunciaron que este jueves, con la toma de la carretera México-Toluca, se intensifican las movilizaciones anti tratado. Este día también interpondrán una petición de amparo en contra del TLC. Como parte de este movimiento, campesinos tomaron ya las instalaciones del Congreso de Durango, para los próximos días planean la toma de las delegaciones de la Secretaría de Agricultura en el país y para el 31 de enero las de las Secretarías de Economía y Agricultura en la Ciudad de México.

“Quienes digan que ha habido beneficios, mienten, vamos a defender a los campesinos mexicanos….se tomarán las dependencias que tengan que ver con el TLCAN, se dará continuidad a plantones en los puertos internacionales, que se presione a quien se tenga que presionar, pero sin afectar a la sociedad”, advirtió Cruz López Aguilar presidente de la Confederación Nacional Campesina, una de los participantes de este bloque integrado por más de una veintena de organizaciones.

En 2003, cuando se liberaron 20 productos, el entonces presidente Vicente Fox firmó el Acuerdo Nacional para el Campo (ANC), que dentro de su capítulo de comercio internacional incluye puntos que no se han cumplido como renegociar el tratado y excluir al maíz y frijol del TLCAN con Estados Unidos y Canadá.

El presidente Calderón se comprometió hace un año a firmar también el ANC. Desde el 31 de enero de 2007, se instaló una mesa para analizar el Acuerdo y enriquecerlo misma que se reúne cada ocho días, sin embargo, la federación no ha cumplido con lo ahí acordado, como el hecho de que las reglas de operación de los programas para el campo sean resultado de un consenso con las organizaciones de productores.

“El gobierno se comprometió a hacer consultas para cambiar el Tratado y también para modificar el marco jurídico agrario, pero no lo ha hecho”, dijo Álvaro López, representante de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas.

Rafael Galindo, dirigente de la Central Campesina Independiente, señaló que los mismos documentos del TLCAN obligan a plantear su revisión y renegociación cuando exista daño a alguna de las partes, por lo que exigió al gobierno apegarse a las reglas del Tratado.

Los líderes agrarios argumentaron que existen otros mecanismos fuera del TLCAN para modificar el acuerdo, uno es la Organización Mundial de Comercio que permite la revisión de las reglas para productos sensibles.

Países como Canadá y Brasil, ya utilizaron esta instancia para promover controversias en contra de Estados Unidos en los casos de maíz, jugo de naranja y algodón.

Otro recurso son los acuerdos de protección a los derechos humanos que están por encima de los acuerdos comerciales, sólo bastaría que el gobierno lo solicitará.

Por último, los dirigentes agrarios reconocieron que sacar el maíz y frijol del Tratado no resolverá los problemas del sector, pues además se necesitan fondos para apoyar la capitalización del sector y programas para que los productores mexicanos estén al nivel de sus similares de Estados Unidos y Canadá.

Ahora ve
No te pierdas