A mayor lejanía, mejor paga

Inmigrantes ilegales van cada vez más al norte de Estados Unidos para lograr “el sueño american los indocumentados prefieren ir hacia otros estados y no quedarse en Texas, Arizona o Californi
Inmigrantes avanzan sobre el territorio estadounidense para

Los inmigrantes ilegales latinoamericanos están encaminándose cada vez más al norte de Estados Unidos en busca de empleo y de evadir la deportación, luego de que más detenciones de indocumentados en estados fronterizos como Texas y Arizona les han dificultado la vida.

La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos ha incrementado la vigilancia de la porosa frontera con México y desde el 2005 cuenta con ayuda de la Guardia Nacional, mientras que las autoridades de algunos estados fronterizos han fijado el foco en la inmigración ilegal.

"Texas está plagado de agentes de la Patrulla Fronteriza y los locales están tan involucrados que si te ven caminando por la calle llaman a la Patrulla Fronteriza, que viene y te deporta", dijo Joe Reyes, de 45 años, quien recientemente fue deportado desde Houston.

"Voy para Carolina del Norte si puedo volver a cruzar", agregó Reyes en un refugio católico para emigrantes en Nuevo Laredo, del lado mexicano de la frontera, frente a Texas.

El Gobierno Federal de Estados Unidos aumentó el tamaño de la Patrulla Fronteriza el año pasado y comenzó a deportar a los inmigrantes que entran ilegalmente al país o exceden el tiempo de sus visas; también ha allanado lugares de trabajo y ha presionado a la policía para que aplique las leyes migratorias.

Aunque los allanamientos de negocios sospechosos de emplear inmigrantes ilegales son comunes en los estados del centro y el norte de Estados Unidos, Arizona y Texas son probablemente los más duros para los inmigrantes indocumentados.

En Arizona, antes un foco de inmigración ilegal por su desértica frontera con México, las empresas están despidiendo a sus trabajadores indocumentados luego de la aprobación de una ley que castiga a los empleadores de inmigrantes ilegales.

Las relaciones familiares en los estados fronterizos siguen siendo un factor de atracción para nuevos inmigrantes y algunos prefieren correr el riesgo de vivir en Texas, con una amplia tradición hispana y gran población de origen latino.

Pero los refugios para emigrantes y los traficantes de personas están advirtiendo a los emigrantes ilegales que deben buscar ir más hacia el norte si quieren durar más en Estados Unidos.

"Nuestro mensaje para los nuevos migrantes, y los que quieren regresar a los Estados Unidos, es que si realmente quieren ir, es mejor evitar California, Arizona, Nuevo México y Texas" dijo Eduardo Carrera, un voluntario de un refugio para emigrantes en Nuevo Laredo.

Mejor paga más el norte

Alrededor de 12 millones de inmigrantes ilegales viven y trabajan en las sombras en Estados Unidos, y tradicionalmente muchos de ellos se dirigen a los cuatro estados fronterizos donde abunda el trabajo temporal en granjas, la construcción y los servicios.

Pero la mejor paga en los estados del norte y la desaceleración de la economía estadounidense están cambiando esa tendencia.

"Hay un creciente incentivo económico para emigrar hacia destinos no tradicionales. El hecho de que la vigilancia puede ser menos intensa en esas áreas es un beneficio adicional", dijo Wayne Cornelius, un experto en inmigración de la Universidad de California.

Según un estudio del Pew Hispanic Center, cerca de 57 condados en estados norteños y centrales de Estados Unidos duplicaron su población hispana entre el 2000 y el 2006.

En Tijuana, contrabandistas de personas han dicho que están enviando más emigrantes hacia Oregon e Illinois, más al norte que California.

"Les estamos cobrando 3,000 dólares para el cruce en lugar de los 2,000 dólares para California, y eso es más tiempo en la carretera, pero la gente puede esperar mejores salarios y verá menos Patrulla Fronteriza", dijo a Reuters un contrabandista.

Ahora ve
No te pierdas