Musharraf visita Europa y pide apoyo

El líder pakistaní quiere cambiar las dudosas perspectivas sobre la democracia en su mandato; prometió elecciones "libres y transparentes" este 18 de febrero.
Pervez Musharraf visitará Bruselas, Francia, Suiza y Gran Br  (Foto: )

El presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, buscará el lunes el apoyo de la Unión Europea (UE) y la OTAN cuando empiece su viaje por cuatro países europeos, en el que también se espera que enfrente duros cuestionamientos acerca de su mandato.

Musharraf, cuya popularidad cayó en los últimos meses, deja un país atormentado por los ataques de extremistas y en tensión ante las elecciones parlamentarias previstas para el 18 de febrero, que se espera que completen la transición a la vida civil.

En declaraciones ante representantes de la comunidad pakistaní de Bélgica durante la víspera de la parte formal de su visita a Bruselas, Musharraf prometió el domingo que las elecciones serán democráticas y dijo que el objetivo de su viaje era "corregir perspectivas" en Europa.

"Habrá elecciones libres y transparentes", declaró en la reunión en un hotel de Bruselas y alabó lo que dijo que eran mejorías en la economía y seguridad bajo su Gobierno.

Los temores ante Pakistán, que tiene armamento nuclear, se vieron agravados bruscamente por el asesinato de la líder de la oposición Benazir Bhutto en un atentado el 27 de diciembre.

La oleada de ataques de extremistas vinculados con Al Qaeda basados en la frontera afgana han elevado las preocupaciones sobre las perspectivas para el país y sus esfuerzos para apoyar a la OTAN y las fuerzas estadounidenses que luchan para doblegar a los insurgentes talibanes en Afganistán.

Musharraf se reunirá en Bruselas con el primer ministro belga, Guy Verhofstadt, el jefe de Política Exterior de la UE, Javier Solana, y el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer.

Después viajará a París para reunirse con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y luego acudirá al Foro Económico Mundial en Suiza antes de encontrarse en Londres con el primer ministro británico, Gordon Brown.

Aunque Musharraf podría obtener el respaldo que busca de los líderes europeos, el ex jefe del Ejército que llegó al poder tras un golpe de Estado en 1999 puede esperar que le pidan que haga más para promover la democracia y acabar con las actividades de los militantes.

El sábado, la Guardia Civil española detuvo a 14 presuntos islamistas en Barcelona, entre ellos 12 pakistaníes, tras recibirse hace unos días información que apuntaba a que podrían estar preparando un atentado.

Durante la operación se incautaron temporizadores, teléfonos móviles y computadoras.

Consultado acerca de las detenciones en España, que sufrió el atentado islamista más grave de Europa el 11 de marzo del 2004, Musharraf dijo: "Esto no es bueno para Pakistán, esto no es bueno para el Islam".

Ahora ve
No te pierdas