Wolfowitz, al control de armamentos

El otrora jefe del Banco Mundial fue designado por el Departamento de Estado en EU; Wolfowitz fue destituido del BM luego de verse inmiscuido en un conflicto laboral con su novia.
Wolfowitz estrena trabajo. (Archivo)
WASHINGTON (Agencias) -

El Departamento de Estado designó a Paul Wolfowitz, destituido jefe del Banco Mundial, para presidir comisión de control de armamentos.

El ex presidente del Banco Mundial fue subsecretario de Defensa y arquitecto de la guerra de Irak.

En medio de una presión internacional, en junio del año pasado Wolfowitz dejó su cargo en el organismo multilateral tras ver su liderazgo minado por haber otorgado una generosa compensación a su novia.

Paul Wolfowitz fue designado para encabezar una comisión asesora sobre control de armamentos y desarme, según se enteró The Associated Press.

La decisión de la secretaria de Estado Condoleezza Rice significa el regreso al gobierno de Wolfowitz, un derechista que tiene estrechos vínculos con la Casa Blanca. Wolfowitz fue destituido como jefe del Banco Mundial en junio en medio de un escándalo por haber dispuesto una jugosa indemnización para Shaha Riza, una empleada que era su novia.

Wolfowitz será presidente de la Junta Asesora sobre Seguridad Internacional, que le reporta al secretario de Estado. El deber del panel es suministrar asesoría independiente sobre control de armas, desarme, no proliferación y temas relacionados con dicha secretaría.

Las responsabilidades del puesto incluyen incluyen elaborar comentarios sobre asuntos de alto perfil que el gobierno actual tiene frente a sí, incluyendo acuerdos nucleares pendientes con la India y Corea del Norte y una oferta para negociar con Irán en torno a su controvertido programa nuclear.

Wolfowitz actualmente es un erudito en defensa y estudios en política exterior en el American Enterprise Institute, un centro de investigación de tendencia conservadora con sede en Washington.

Tiene una larga carrera en el gobierno, incluyendo servicios como subsecretario de Defensa durante la presidencia de George W. Bush. Como segundo funcionario más importante en el Pentágono, Wolfowitz fue uno de los principales arquitectos de la guerra en Irak.

Su paso por el banco de desarrollo se vio marcado por controversias desde el principio. El escándalo por los arreglos que hizo para el empleo de su compañera provocó una revuelta entre los 10,000 empleados que tiene esta institución en todo el mundo, afectó la reputación del banco y generó tensiones en las relaciones con otros países, en especial los europeos, que encabezaron la iniciativa para que Wolfowitz fuera despedido.

Ahora ve
No te pierdas