Defraudador, interrogado por segundo día

La policía francesa deberá decidir si presenta cargos o deja Jerome Kerviel en libertad; el operador de 31 años está acusado de causarle al francés Societe Generale pérdidas por 7,000
Jerome Kerviel no puede creer que nadie se diera cuenta de s  (Foto: )
PARÍS (CNN) -

El aprendiz de operador responsabilizado por una pérdida de 7,000 millones de dólares en el banco francés Societe Generale enfrentó el domingo su segundo día de interrogatorio de parte de la policía de finanzas.

Jerome Kerviel, de 31 años, se entregó a las autoridades el sábado, tres días después de que el prestigioso banco SocGen revelara el mayor fraude bancario conocido hasta ahora, que pone la responsabilidad en un solo y modesto operador.

Inicialmente, la policía tiene 24 horas para interrogarlo, pero una fuente judicial dijo que los fiscales probablemente extenderán ese período a otra jornada completa.

En ese momento, ellos deberán decidir si eligen iniciar procedimientos legales en su contra, lo que probablemente conducirá a interrogatorios oficiales que despejarían al camino hacia posibles cargos, o bien si optan por dejarlo en libertad por falta de evidencia.

"Todo está andando bien. El está cooperando y está listo para explicar lo que ocurrió", dijo a periodistas en la tarde del sábado Jean Michel Aldebert, presidente de la sección financiera de la oficina de fiscales de París.

SocGen acusó a su operador de tomar posiciones "masivamente fraudulentas" en el 2007 y 2008 en los índices de valores europeos, que resultaron en enormes pérdidas, a comienzos de la semana pasada.

El viernes, oficiales de la policía visitaron las elegantes oficinas del banco Societe Generale, donde Kerviel trabajaba, y se abalanzaron sobre sus archivos computacionales. Además registraron el departamento donde vivía, en los suburbios del oeste de París.

La familia de Kerviel dice que están tomando al joven como un chivo expiatorio para el mayor escándalo en el que está involucrado un sólo un operador en el mundo.

¿Genio?

Expertos del mercado han cuestionado el hecho de que un sólo operador inexperimentado pueda haber escondido una montaña de posiciones ilícitas, que totalizaron unos 50,000 millones de euros, sin que sus jefes se percataran.

"No creo que alguien solo pueda ser capaz de hacer esto. Es absurdo. Si fuera un genio así, ¿por qué sólo le pagaban 100,000 euros al año?", dijo un funcionario europeo de una empresa de administración de activos en Londres.

"Este es el 2008. No se puede hacer este tipo de operaciones sin que nadie lo note. No es como los días cuando uno podía colocar unos cuantos recibos en el fondo del escritorio. Las cosas han evolucionado. Ahora todo es electrónico", agregó.

El presidente ejecutivo de SocGen, Daniel Bouton, fue citado el fin de semana cuando dijo que Kerviel fue capaz de mantenerse por meses un paso por delante de sus supervisores, manipulando operaciones ficticias y evadiendo cheques como una especie de "virus mutante".

Jean-Pierre Mustier, presidente de banca de inversiones de SocGen, dijo al periódico The Financial Times que el operador manejaba cientos de miles de acuerdos ocultos e igual número de coberturas falsas, para dar la apariencia de que cualquier pérdida era contrarrestada.

El escándalo ciertamente pareció tener implicancias políticas cuando el presidente francés, Nicolas Sarkozy, demandó cambios a la manera en que son administrados los mercados financieros internacionales.

"Tenemos que poner fin a este sistema financiero que está fuera de control y que perdió la visión de su propósito", dijo Sarkozy el sábado, mientras se encontraba de visita en la India.

SocGen presentó un reclamo ante la policía basada en tres cargos principales: la falsificación fraudulenta de registros bancarios, el uso fraudulento de éstos y el fraude computacional.

Un grupo de pequeños accionistas de SocGen también presentó una queja, que incluye acusaciones de fraude y abuso de confianza.

Los cargos podrían terminar en una condena de 2 a 5 años de prisión para Kiervel, más multas de hasta 375,000 euros (550,00 dólares).

Ahora ve
No te pierdas