Super Bowl: radiografía del encuentro

Si los Gigantes quieren cambiar los pronósticos y vencer a los Patriotas, deberán vencer a Brad la escuadra de Nueva Inglaterra es favorita para ganar el encuentro luego de una temporada invi
Si Nueva Inglaterra consigue este campeonato conseguiría el  (Foto: )

Si los Gigantes de Nueva York quieren dar al traste con los pronósticos y acabar con el invicto de Nueva Inglaterra, la clave principal estará en meter mucha presión sobre Tom Brady, el quarterback de los Patriotas. También les vendría bien apoderarse del balón la mayor cantidad de tiempo posible.

He aquí una comparación de los protagonistas del partido del domingo en el estadio de la Universidad de Phoenix:

Cuando los Gigantes tengan el balón:

Después de anotar 35 puntos en el partido que perdieron en la última fecha, los Gigantes saben que pueden hacerle daño a los Patriotas. Pero avanzar con el balón no basta. Tampoco patear goles de campo. Nueva York deberá alcanzar la zona de anotación varias veces, y a la vez monopolizar los minutos de juego.

Esto significa que Brandon Jacobs y Ahmad Bradshaw deberán cargar con muchos acarreos. Ambos han lucido bien últimamente, con el novato Bradshaw consiguiendo cuantiosos avances. Nueva Inglaterra es vulnerable en ese renglón, pero decir que la defensa de los Patriotas contra el juego terrestre como un talón de Aquiles constituye algo exagerado.

Los linebackers Tedy Bruschi, Mike Vrabel, Junior Seau y Adalius Thomas tendrán las manos llenas con la misión de frenar a esos running backs.

La protección de Nueva York a su quarterback Eli Manning ha sido formidable en los playoffs, además de abrir espacios para los running backs.

Si Manning recibe el mismo margen de tiempo, pues apuntará con frialdad y seguridad a sus blancos favoritos los wide receivers Plaxico Burress y Amani Toomer, además de los novatos Steve Smith y Kevin Boss.

Manning, muy preciso en sus pases, ha exhibido en las últimas semanas su mejor nivel en los cuatro años que lleva en la NFL. Acumula cuatro pases de touchdown y cero intercepciones esta postemporada.

Cuando los Patriotas tengan el balón:

Sin duda alguna, Nueva York tiene que anular a Randy Moss, quien abrumó a los cornerbacks y safeties de los Gigantes en el duelo previo entre ambos equipos. Moss logró atrapar seis pases para 100 yardas y dos touchdowns para quebrar el récord de Jerry Rice de 23 pases de touchdown.

Pero los Gigantes no pueden concentrarse solamente en Moss, ya que eso dejaría abierto a Wes Walker y éste puede ser letal. Atrapó 11 pases y tuvo 122 yardas en el partido pasado.

También están Donte' Stallworth y Jabar Gaffney, todos capaces de poner apuros al cuarteto de cornerbacks de Nueva York formado por Webster, Sam Madison, Aaron Ross y R.W. McQuarters. Los safeties deberán estar atentos al tight end Benjamin Watson, en extremo peligroso en la zona roja.

Y no se olviden del running back Kevin Faulk, quien hace daño en jugadas de engaño y pases cortos. El grueso de los avances por tierra corresponden al running back Laurence Maroney, con par de touchdowns y 244 yardas en sus últimas actuaciones.

Equipos especiales:

El pateador Adam Vinatieri fue clave en las tres conquistas previas de los Patriotas en el Super Bowl, y luego ganó un título con Indianápolis el año pasado. Pero Stephen Gostkowski es ahora el encargado de esa tarea con los Patriotas y ha demostrado que es garantía.

Lawrence Tynes ha estado irregular en su primer año con los Gigantes, y falló un par de intentos de gol de campo para ganar el partido en Green Bay por el cetro de conferencia. Al final se redimió con la patada de 47 yardas que aseguró el pase de Nueva York al Super Bowl.

Los encargados de los despejes Chris Hanson (Nueva Inglaterra) y Jeff Feagles (Nueva York) no tienen nada especial.

Ninguno de los equipos cuentan con piezas peligrosas para los encargados de devolver los despejes, aunque Domenik Hixon fue una chispa para los Gigantes en la recta final de la campaña.

Entrenadores:

Un duelo entre ex dos colegas que estuvieron en los Gigantes bajo la conducción de Bill Parcells. Bill Belichick ha ganado tres títulos con los Patriotas y es casi que invencible cuando le dan dos semanas para preparar a su equipo. Y el suyo ha sido invencible esta campaña.

Belichick fue el mejor entrenador de la temporada, pese al escándalo de espionaje que le costó una multa de medio millón de dólares. Y seguramente tendrá a la mano toda de clase de estrategemas para confundir a Manning. Su ataque estará a todo vapor en el partido.

Lo de Tom Coughlin en Nueva York también ha sido impresionante. Sus Gigantes lograron un mediocre 8-8 en 2006 y se metieron gateando a los playoffs, perdiendo en la primera ronda. Una repetición de ese desempeño le hubiese significado el despido.

Cambió su manera de interactuar con los jugadores, menos rígido en cuanto a la disciplina. Sus esquemas tácticos han rendido a las mil maravillas. Este será su primer Super Bowl como entrenador.

Factores impredecibles:

Nueva York no pierde fuera de casa y les toca esa condición en el partido. Han ganado 10 afuera y así lo hicieron en los playoffs.

No hay que olvidar que pusieron en aprietos a los Patriotas el 20 de diciembre, inclusive arriba por 12 puntos en el tercer cuarto. Además, toda la presión recae en Nueva Inglaterra.

Pero la presión no es algo que arredra a los Patriotas. Son el ejemplo perfecto del equipo que se crece ante cualquier desafío. Esta es la mejor versión de los equipos de los Patriotas que han llegado al Super Bowl esta década, y su récord invicto los ha tenido en el candelero durante varios meses.

Nueva Inglaterra es un equipo experimentado, completo y notablemente enfocado en conseguir el campeonato.

Ahora ve
No te pierdas