Violencia en Kenia deja 1,000 muertos

Enfrentamientos con la policía, saqueos y asesinatos étnicos son las responsables de las cifras la violencia se desató a raíz de unas supuestas elecciones fraudulentas.
Kenianos se han refugiado en países vecinos como Somalia, Su
LONDRES (Notimex) -

La violencia post electoral en Kenia ha causado la muerte de más de 1,000 y unos 300,000 desplazados, informó hoy la Cruz Roja de ese país, en donde se reanudó el diálogo entre el gobierno y la oposición para solucionar el conflicto.
 
El responsable de la Cruz Roja keniana, Abbas Guillet, dijo que desde el pasado 27 de diciembre cuando estalló la violencia tras conocerse los resultados de las elecciones que dieron el triunfo al presidente Mwai Kibaki, mil civiles han muerto, principalmente en Nairobi.
 
En rueda de prensa Guillet explicó que las cifras están actualizadas hasta la tarde de este lunes e incluyen los fallecimientos del pasado fin de semana, ocurridos en las localidades de Kisii, Migori y otras zonas del país africano.
 
La mayoría de las víctimas perdieron la vida en enfrentamientos con la policía, protestas, saqueos y asesinatos étnicos, que se han vuelto cotidianos en las últimas semanas en Kenia, que vive uno de los momentos más difíciles desde su independencia de Reino Unido en 1963.
 
La crisis interna también ha obligado a miles de refugiados a huir del país y buscar asilo en varios países vecinos como Somalia, Sudán y Etiopía.
 
"La cantidad de refugiados son sin duda más de los 304,000 que con anterioridad se indicaron, pues numerosas personas huyeron en los últimos días de Kenia sin estar considerados en el informe", destacó el titular de la Cruz Roja.
 
El reporte sobre el saldo del conflicto se da conocer en momentos en que fueron reanudadas las negociaciones entre el gobierno y la oposición, bajo la mediación del ex secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan.
 
En breves declaraciones a la prensa, previas al encuentro, Annan reiteró que se encuentra en Nairobi para buscar el fin de la violencia en Kenia, nación que siempre se ha caracterizado por su paz y tranquilidad.
 
El punto principal del encuentro es la crisis política desatada por la proclamación de victoria de Kibaki en las elecciones diciembre pasado, que el opositor Movimiento Democrático Naranja asegura que fueron fraudulentas.
 
El líder opositor, Raila Odinga, asegura haber sido víctima de un masivo fraude electoral cometido por el presidente Kibaki, quien se ha proclamado el vencedor oficial de los comicios, pese a varias irregularidades denunciadas.
 
Representantes de Kibaki y Odinga, acordaron el viernes pasado tomar medidas inmediatas para terminar con la violencia y prometieron finalizar sus negociaciones en un plazo de quince días, aunque Annan considera que se necesita al menos un año para solucionar la crisis.

Ahora ve
No te pierdas