Marcha anti-FARC deja interrogantes

Las protestas rechazaron el secuestro pero levantó dudas sobre el apoyo a una solución militar; para algunos analistas la movilización fue un mensaje de paz y no a favor de la guerra.
El día de ayer miles de personas se congregaron por todo el
BOGOTÁ (AP) -

La monumental marcha de la víspera mostró la unanimidad de los colombianos en contra del secuestro, pero el martes dejó abierto el tema de cómo solucionar el largo conflicto interno del país y en suspenso la reacción de las guerrillas de las FARC, blanco de la multitudinaria protesta.

Miles de colombianos, dentro y fuera del país, marcharon el lunes contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en una protesta convocada el mes pasado por jóvenes en la red de Internet Facebook y a la que en pocos días se sumaron radios, televisoras y periódicos del país, transmitiendo anuncios con testimonios y fotos de secuestrados, algunos con casi 10 años de cautiverio.

La protesta, dijeron diversos analistas consultados telefónicamente el martes, mostró un natural rechazo a un acto como el secuestro y planteó nuevas incógnitas sobre si las mayorías favorecen una salida negociada al conflicto o la opción militar, a la vez que se desconoce cuál será la respuesta rebelde.

''Todos marcharon contra el secuestro, fue unánime, pero la gran pregunta quedó, no se sabe si la gente quiere el rescate (militar de rehenes) o vamos al acuerdo humanitario'' o canje negociado de secuestrados por rebeldes de las FARC en prisión, afirmó Jorge Rojas, de la no gubernamental Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (Codhes).

El gobierno del presidente Álvaro Uribe ''tendrá que pensarlo dos veces si opta por el rescate porque lo de ayer no fue un desfile militar, tampoco 'arriba Uribe' o 'abajo Uribe', fue una manifestación ciudadana contra el secuestro'', agregó.

Por parte del ''gobierno y de los medios sin duda hubo manipulación (en favor de la marcha), pero para manipular debe existir un sentimiento. La manipulación de terceros no puede crear algo que no existe y sí existe un verdadero rechazo hacia las FARC. Eso está ahí'' entre la población, dijo Daniel García-Peña, ex asesor de paz en los años 90. Pero ''me parece que de todas maneras, las FARC históricamente no han respondido a este tipo de manifestaciones'', aseguró.

La marcha ''¿qué efectos puede traer?...En el corto plazo la FARC debe empezar a pensar en mejorar la imagen con movimientos simbólicos'' como liberaciones de civiles secuestrados, dijo el senador Gustavo Petro, del izquierdista partido Polo Democrático.

El politólogo y ex rebelde de una guerrilla ya desmovilizada, León Valencia, aseguró que si bien el gobierno puede entender la ''marcha como un mensaje para radicalizar'' su política de mano dura, en la protesta, ''la insistencia de la gente fue un mensaje de paz, en contra de las FARC, pero no por ello a favor de la guerra''.

Valencia aseguró que advertidos ya de la realización de la marcha, las FARC pudo haber decidido actuar primero y anunciar, como hizo el fin de semana, la liberación sin fijar una fecha fija de tres ex congresistas colombianos que tiene secuestrados desde el 2001 y ''como un salvavidas a la negociación (del canje) y a la labor de (el presidente venezolano, Hugo) Chávez''.

Ahora ve
No te pierdas