Fujimori niega crímenes ‘horrendos’

El ex presidente de Perú dijo que ordenó el uso de la inteligencia en contra de Sendero Luminos a Fujimori se le culpa por la muerte de 25 personas ejecutadas por supuestas sospechas.
LIMA (CNN) -

El ex presidente peruano Alberto Fujimori afirmó el viernes durante el juicio que afronta por cargos de abusos a los derechos humanos que durante su Gobierno sólo ordenó trabajos de inteligencia para combatir a la guerrilla y no los "horrendos" crímenes que se le imputan.

Fujimori, quien gobernó con mano dura Perú entre 1990 y el 2000, es procesado por casos entre los que figuran las matanzas de "Barrios Altos" y "La Cantuta", en las que 25 personas fueron ejecutadas por agentes del Estado bajo la sospecha de pertenecer a la guerrilla maoísta de Sendero Luminoso.

"Mi Gobierno consideraba que sin inteligencia, es decir, información procesada, no era posible derrotar a los grupos terroristas que avanzaban en forma incontenible", dijo Fujimori durante el juicio.

Durante su gestión, Fujimori desplegó una dura campaña contra Sendero Luminoso, grupo que sembró el terror en la década pasada con ataques casi a diario y asesinatos selectivos.

"Los horrendos crímenes como los casos de Barrios Altos, La Cantuta y varios otros no son acciones coherentes, lógicas en absoluto con los objetivos de la inteligencia, que era conocer toda la red completa de los terroristas, y por lo demás totalmente contraria a mi directiva", añadió el ex mandatario.

Durante su intervención en el juicio, Fujimori felicitó a la comunidad de inteligencia de la Policía y las Fuerzas Armadas que operó de forma legal durante su Gobierno, pues consideró que ellos devolvieron la paz a los peruanos.

La fiscalía peruana ha solicitado 30 años de prisión para Fujimori por los casos de abusos a los derechos humanos.

Fujimori, de 69 años, fue condenado en diciembre a seis años de prisión por otro caso, referido al registro ilegal de la vivienda de la esposa de su ex jefe de espías, supuestamente para extraer pruebas que lo vinculaban con la corrupción.

Tras la caída de su Gobierno en el 2000, Fujimori vivió cinco años en Japón y dos en Chile, cuyo Poder Judicial finalmente aprobó su extradición a Perú.

Ahora ve
No te pierdas