Obama asesta 'golpe electoral' a Hillary

El senador demócrata sumó 8 triunfos consecutivos en la carrera a la elección presidencial en E Hillary Clinton declinó comentar su derrota en los comicios del martes.
La mayoría de los electores con estudios superiores, altos i
WASHINGTON (CNN) -

Los tres triunfos decisivos del demócrata Barack Obama sobre su rival Hillary Clinton dieron un importante impulso al precandidato, en un momento decisivo dentro de la carrera por la nominación presidencial en Estados Unidos.

Obama y el favorito republicano John McCain consiguieron victorias el martes en Virginia, Maryland y el Distrito de Columbia, con McCain acercándose a asegurar su nominación partidaria para las elecciones de noviembre.

Obama extendió su racha ganadora a ocho victorias consecutivas sobre Clinton en una reñida campaña presidencial que parece estar inclinándose hacia su lado. Los triunfos le permitieron ampliar su ventaja en la cantidad de delegados que eligen al nominado del partido demócrata en su convención de agosto.

"Esta es la nueva mayoría de Estados Unidos", dijo Obama a sus partidarios en Madison, Wisconsin, donde se realizará la próxima votación en una semana. "Esta es la manera en que se el cambio cuando ocurre desde abajo", agregó.

Clinton, cuya jefa de campaña renunció en la última reorganización de su personal, ya está contando con las votaciones en Ohio y Texas en tres semanas como su mejor opción para detener a Obama.

"Vamos a arrasar en Texas en las próximas tres semanas", dijo Clinton en El Paso, Texas, a donde se dirigió antes de que se conocieran los resultados. La senadora no hizo mención a las tres votaciones que perdió.

Los triunfos de McCain sobre el último de sus grandes rivales, el ex gobernador de Arkansas Mike Huckabee, lo dejaron con miras a enfrentar a los demócratas en las elecciones generales pese a las continuas dudas entre conservadores por sus puntos de vista sobre inmigración y recortes de impuestos entre otros temas.

"Nosotros no sabemos con seguridad quién tendrá el honor de ser el nominado a la presidencia del partido demócrata. Pero sabemos a dónde llevaría el país cualquiera de sus candidatos, y no debemos permitir que lo hagan", dijo McCain, un senador de Arizona, a partidarios en Alexandria, Virginia.

Las tres victorias de Obama se dieron en territorios fértiles para él, con una gran población de habitantes con estudios superiores, de altos ingresos y votantes negros que prefieren al senador de Illinois.

Gana apoyo

Pero los sondeos de urna en Virginia indicaban que Obama estaba ganando respaldo en algunos de los grupos de apoyo de Clinton. El senador estaba al frente entre mujeres, hispanos, ancianos y en todos los niveles de ingresos y educación en Virginia y esencialmente se repartió el voto de los blancos con Clinton.

Obama ya ha superado a Clinton en la cantidad de delegados comprometidos que formalmente eligen al nominado del partido en la convención demócrata de agosto. Un total de 168 delegados se disputaban en las votaciones del martes.

Obama tiene a 1,074 delegados comprometidos, frente a los 967 de Clinton, según las cifras de MSNBC, muy por debajo de los 2,025 necesarios para asegurarse la nominación del partido.

"Esta noche estamos en nuestro camino", dijo Obama. "Pero sabemos lo mucho que nos falta por avanzar. Sabemos que nuestro camino no será fácil. Pero también sabemos que en este momento los cínicos ya no pueden decir que nuestras esperanzas son falsas", agregó.

En la carrera republicana, McCain ha construido un liderazgo casi insuperable en la cantidad de delegados para la convención de nominación partidaria y la semana pasada se convirtió en el más probable candidato con el retiro de su principal rival, el ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney.

McCain ha obtenido el apoyo de 801 de los 1,191 delegados necesarios para la nominación, mientras que Huckabee tiene 240.

Pero sondeos mostraron que McCain todavía tenía dificultades en ganarse a los conservadores. Aquellos que se describieron a sí mismos como muy conservadores constituían cerca de un tercio de los votantes republicanos de Virginia, y dos tercios de esos votos fueron para Huckabee.

Huckabee, un ministro bautista cuyo ascenso había sido impulsado por un fuerte respaldo de los conservadores religiosos, dijo que seguiría compitiendo en la carrera.

"Seguimos marchando", dijo Huckabee en el canal de televisión Fox News Channel. "Vivimos para luchar otro día", agregó.

Ahora ve
No te pierdas