Cuba, lista para el cambio: analistas

El retiro de Fidel podría abrir a nuevas reformas económicas graduales bajo la mano de su herma Raúl Castro ha promovido en los últimos meses debates sobre los problemas del socialismo.
Raúl Castro podría ser confirmado como el nuevo presidente d
LA HABANA (CNN) -

La jubilación política del líder Fidel Castro puede abrir en Cuba una página de reformas económicas graduales, dentro de las fronteras del socialismo y bajo la mirada de su hermano Raúl, dijeron el martes analistas.

Castro, aquejado de una enfermedad intestinal no revelada, se despidió el martes del poder después de casi medio siglo.

Todo parece indicar que su hermano Raúl, que lo reemplaza de forma interina desde hace un año y medio, podría ser confirmado el domingo por el Parlamento como nuevo presidente con el desafío de modernizar la oxidada economía socialista.

El general de 76 años ha aclarado que, haga lo que haga, no traicionará el proyecto político edificado por su hermano desde la revolución que lo llevó al poder en 1959.

Economistas en Cuba no esperan reformas económicas del tipo estructural en el corto plazo, sino quizás cambios secundarios paulatinos en sectores como la agricultura.

Para Phil Peters, un experto en Cuba del Lexington Institute en Washington, el alcance del retiro de Castro es aún incierto.

"Pero sus ideas ortodoxas perderán probablemente fuerza ante un Gobierno que está buscando soluciones a enraizados problemas económicos creados por centralización y planificación excesiva, sin mencionar la falta de libertad económica," dijo.

El gerente de una empresa multinacional que opera en Cuba está de acuerdo.

"La transición en Cuba ocurrió hace un año y medio. Esto es un paso en la dirección correcta de continuar con las reformas muy necesitadas por la economía," comentó el hombre de negocios, que pidió no ser identificado.

Desafíos económicos

Oficialmente, la economía cubana creció un 7.5% en el 2007. Las principales fuentes de ingresos de divisas de Cuba son el turismo y la venta de servicios médicos y educativos, además las exportaciones de níquel.

Pero, muchos dicen que el crecimiento estadístico no se refleja en sus mesas, que deben llenar con alimentos importados vendidos en una moneda dura 24 veces mas cara que los pesos que reciben del Estado.

Desde que asumió provisionalmente el poder el 31 de julio del 2006, Raúl ha despertado las expectativas de mejoras en el nivel de vida de los cubanos.

"Todos quisiéramos marchar más rápido, pero no siempre es posible," dijo a fines del 2007 ante el Parlamento.

Una de sus prioridades es reactivar la agricultura para poner más comida en la mesa de los cubanos y ahorrarle al país cientos de millones de dólares en importaciones.

Sugirió, además, que acabará con un "exceso de prohibiciones" y, aunque no aclaró a qué se refería, muchos interpretaron que se dispone a simplificar los trámites migratorios e incluso liberar el mercado inmobiliario y de automóviles.

Otras reformas económicas de mayor calado, dicen analistas, no serán posibles mientras viva Fidel, que pese a su salida del poder mantiene la jefatura del gobernante Partido Comunista y una enorme influencia.

Frank Mora, un analista político del National War College en Washington, no espera transformaciones inmediatas.

"Cuba no cambiará de ninguna manera significativa ahora ni cuando Fidel Castro muera. Los raulistas entienden los peligros de hacer demasiadas reformas económicas demasiado rápido," dijo.

Aún a regañadientes, Cuba abrió en la década de 1990 ciertos espacios a la iniciativa privada y la inversión extranjera, para paliar la severa crisis económica desatada por la desintegración de la Unión Soviética, su antiguo benefactor.

A medida que la crisis fue quedando atrás y Cuba levantó cabeza con ayuda del crudo barato enviado por el presidente venezolano, Hugo Chávez, Fidel Castro volvió a centralizar la economía.

Raúl Castro ha promovido en los últimos meses un profundo debate sobre los problemas de la economía socialista y admitió, por ejemplo, que los sueldos estatales son insuficientes.

Bert Hoffman, un experto en asuntos latinoamericanos del German Institute of Global and Area Studies, en Hamburgo, cree que implementar necesarias reformas económicas será un difícil acto de equilibrio.

"Raúl intentará ser lo más inclusivo posible, lo que implica que habrán límites en cuanto a la profundidad y la velocidad de las reformas económicas," comentó.

Mora, del National War College, ve el retiro de Castro como la segunda fase de un proceso de transición que arrancó con su enfermedad en julio del 2006.

"La tercera fase llegará cuando él muera. En cada etapa, los líderes pos Fidel están asumiendo más poder e influencia para determinar el futuro de Cuba de una manera que podría resultar antiética según las visiones de Fidel sobre cómo debe organizarse o gobernarse Cuba," dijo.

Peters, del Lexington Institute, recuerda, sin embargo, que Castro se retiró cuándo y en el momento que creyó oportuno.

"Cuba tiene sus problemas, muchos de ellos ya identificados por su propio Gobierno, y ahora el socialismo cubano se hundirá, nadará o se adaptará por si mismo a vivir sin Fidel," dijo.

Ahora ve
No te pierdas