Obama promete trabajar con México

El candidato demócrata dijo que hará una estrategia bilateral para frenar la migración y el cri criticó a la administración de Bush por abandonar el trabajo con los países de América Latina.
Obama adelantó que al comenzar su primer año en el cargo, co
DALLAS (Notimex) -

El aspirante demócrata a la Presidencia de Estados Unidos, Barack Obama, publicó hoy en el diario The Dallas Morning News un ensayo sobre México para asegurar que de llegar a la Casa Blanca buscará reparar la tensa relación con ese país.

Obama explicó que bajo la Presidencia de George W. Bush, Estados Unidos no ha cumplido con su histórico papel como líder del hemisferio occidental.

"Como presidente restauraré ese liderazgo trabajando para avanzar la prosperidad y seguridad común de todas los pueblos de las Américas", prometió Obama en su texto en el que abundó que "ese trabajo debe comenzar con una renovada sociedad estratégica con México".

En su artículo el también senador por Illinois criticó al presidente Bush y señaló que este "asumió el cargo prometiendo hacer de las Américas una alta prioridad".

"Pero los últimos siete años, el acercamiento de la administración a este asunto ha sido inepto, desinteresado y sobre todo distraído por la guerra en Irak", aseguró.

"De hecho -prosiguió- las relaciones no se han recuperado totalmente desde que México rechazo caer en línea con la prisa del presidente Bush para la guerra".

"El presidente de México, Felipe Calderón, acaba de viajar a Estados Unidos pero ni siquiera fue a Washington, lo que no es tan sorprendente dado lo poco que el señor Bush ha hecho para mejorar la relación con México", escribió Obama.

El preaspirante demócrata adelantó en su artículo que al comenzar su primer año en el cargo, convocará a reuniones anuales a Calderón y al primer ministro de Canadá, Stephen Harper.

Aclaró que "a diferencia de reuniones similares bajo el presidente Bush, estas serán conducidas con un nivel de transparencia que representen los cercanos lazos entre los tres países".

"Buscaremos el involucramiento activo y abierto de los ciudadanos, de los sindicatos, del sector privado y de las organizaciones no gubernamentales para fijar la agenda y hacer progreso", destacó.

"Con nuestros vecinos del sur, la agenda debe incluir el asegurar nuestra frontera. El duro trabajo de una reforma migratoria integral debe hacerse en casa", agregó.

Apuntó que bajo su mando Estados Unidos será "una nación de leyes y de inmigrantes".

Pero también, sostuvo, "tendremos que trabajar para frenar tanto la inmigración ilegal como las organizaciones criminales trasnacionales que amenazan a las personas en ambos lados de la frontera".

Propuso incrementar la tecnología y compartir inteligencia en tiempo real para permitir a las autoridades de cada país el seguir y desmantelar a los cárteles del narcotráfico.

También sugirió invertir en educación contra las drogas en ambos países para reducir la demanda y recomendó un esfuerzo concertado para frenar el contrabando de armas y el lavado de dinero que abastecen a los cárteles mexicanos de armas y fondos desde Estados Unidos.

Propuso también una sociedad con México para reforzar el profesionalismo de sus corporaciones de policía y sus funcionarios judiciales.

"Es también tiempo de desarrollar una estrategia bilateral para levantar a nuestras comunidades fronterizas", señaló Obama.

"Seis millones y medio de estadounidenses viven en ciudades y pueblos a lo largo de la frontera y 61 millones de estadounidenses residen en las cuatro entidades que tienen frontera con México", recordó.

"Con frecuencia somos negligentes a las necesidades únicas de estas comunidades, que están integradas con sus ciudades hermanas del otro lado de la frontera", señaló.

Obama prometió que como presidente trabajará con los gobiernos estatales y locales "para reforzar las sociedades transfronterizas en transportación, seguridad, protección ambiental, atención a la salud y uso del agua".

Precisó que a nivel nacional la "diplomacia con México debe estar orientada a enmendar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte" (TLCAN).

"Buscaré -indicó- establecer estándares laborales y ambientales aplicables, no los acuerdos laterales que no se aplican y que han hecho poco para arreglar las fallas del TLCAN".

Explicó que para reducir la inmigración ilegal se debe "ayudar a México a desarrollar su propia economía, de forma que más mexicanos puedan vivir sus sueños al sur de la frontera".

"Es por eso que incrementaré la ayuda al exterior, incluyendo la expansión de micro créditos para negocios en México", prometió.

Obama señaló en su ensayo que los estadounidenses deben reconocer "la conexión en nuestra retórica y nuestras relaciones, tanto con México y dentro de nuestras propias fronteras".

"Podemos y debemos tener un robusto debate sobre reforma migratoria, pero nunca debemos satanizar o utilizar como chivo expiatorio a ningún grupo étnico", enfatizó.

"Estamos viendo ahora un inaceptable aumento en crímenes de odio orientados a latinos a lo largo de Estados Unidos. Esto ha mostrado ser divisorio aquí en el país y se corre el riesgo de envenenar nuestra relación con Latinoamérica", mencionó.

Finalmente escribió que la relación con México "debe servir como puente a una mayor seguridad y prosperidad en América del Norte y a una mejor relación con Latinoamérica".

"No podemos alcanzar estas sociedades a menos que nos enrolemos en una diplomacia sustentada y enfocada y al desarrollo de una relación de trabajo más efectiva con nuestro vecino del sur", destacó.

Obama escribió el ensayo a invitación del Dallas Morning News, que también solicitó un escrito similar a la senadora Hillary Clinton, la otra aspirante a la nominación presidencial demócrata.

El escrito se publica este miércoles, precisamente el día en que Obama visita Dallas en su segundo día de campaña en Texas, con el objetivo puesto en las elecciones primarias que se efectuarán aquí el próximo 4 de marzo.

Ahora ve
No te pierdas