Serbia quiere paz ante independencia

El presidente del país balcánico exigió un cese a los disturbios generados por Kosovo; Los disturbios generados en Belgrado han dejado más de 200 detenidos y un muerto.
BELGRADO (AP) -

El presidente de Serbia exigió el viernes el cese de los disturbios en protesta por la independencia de Kosovo, luego de los ataques a varias embajadas en los que una persona murió y más de 150 quedaron heridas.

Además, casi 200 personas fueron arrestadas y 90 tiendas saqueadas en las protestas del centro de Belgrado el jueves por la noche, indicó la policía.

''Condeno enérgicamente la violencia, el saqueo y los incendios provocados'', afirmó el presidente Boris Tadic en un comunicado. ''No hay excusa para la violencia. Nadie puede justificar lo que ocurrió ayer''.

Tadic dijo que convocó a una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad Nacional de Serbia, el principal organismo de seguridad del país, el cual está integrado por el presidente, el primer ministro, el ejército y los jefes de la policía.

''En el estado deben prevalecer el orden y la paz'', señaló. ''La violencia que se produjo en Belgrado no debe ocurrir nunca más''.

El jueves por la noche, grupos de manifestantes se metieron a la sede diplomática estadounidense y la incendiaron antes de atacar otras embajadas. Se halló un cadáver dentro de la sede norteamericana.

El viernes se produjeron otras protestas. En Kosovo, unos ,.000 manifestantes en Kosovska Mitrovica, bastión serbio en esa provincia, arrojaron piedras y botellas a las fuerzas de paz de las Naciones Unidas y de la OTAN.

''Kosovo es Serbia y nunca nos rendiremos, a pesar del chantaje de la Unión Europea'', dijo Dragan Deletic, funcionario del gobierno serbio, a la multitud, la cual respondió coreando: ''¡Kosovo es Serbia!''.

Se refería a varios países de la UE, entre los que están Gran Bretaña, Alemania, Francia e Italia, que reconocieron la declaración de independencia de Kosovo, efectuada el domingo.

Horas antes el viernes, el primer ministro serbio Vojislav Kostunica hizo un llamado a la calma, e indicó que la violencia ha dañado los intereses nacionales de Serbia.

En Washington, la secretaria de Estado norteamericana Condoleezza Rice dijo que el gobierno serbio no protegió a las embajadas de Estados Unidos y otros países occidentales de las turbas nacionalistas furiosas por la independencia de Kosovo.

El Departamento de Estado ordenó que sólo quedaran en la embajada de Belgrado algunos diplomáticos esenciales. Las familias de los diplomáticos también recibieron órdenes de salir del país y las autoridades norteamericanas advirtieron a sus ciudadanos que consideren los riesgos de viajar a Serbia o quedarse allí.

''Tenían la obligación de proteger a las misiones diplomáticas y la presencia policial fue inadecuada o insensible'', declaró Rice a la prensa. ''Le hemos dejado en claro al gobierno serbio que esperamos que esto no se repita''.

Rice consideró que es hora que los serbios acepten que Kosovo ya no les pertenece.

La UE, en tanto, le dijo a Serbia el viernes que tiene el deber de proteger las embajadas extranjeras, y le advirtió que los ataques nocturnos a las delegaciones occidentales ponen en riesgo los esfuerzos de acercar a la nación de los Balcanes al bloque europeo.

''Estos actos de violencia no conducen a ninguna parte y no pueden ayudar a nadie'', dijo Javier Solana, canciller de la UE. Le dijo a los periodistas que las negociaciones en torno a un acuerdo para preparar a Serbia a su posible ingreso al bloque tendrán que esperar hasta que las cosas ''se tranquilicen''.

''Las embajadas tienen que ser protegidas; un país tiene esa obligación'', dijo Solana a periodistas durante una reunión de ministros de defensa de la UE.

Los disturbios por parte de serbios molestos con el reconocimiento internacional a la independencia de Kosovo fueron la primera muestra importante de sentimiento contrario a Occidente en Serbia desde el derrocamiento de Slobodan Milosevic en el 2000.

Rusia, China y España, entre otras naciones, no están de acuerdo con el reconocimiento como nación a la provincia de los Balcanes.

El enviado de Moscú ante la OTAN advirtió el viernes que Rusia quizá recurra a la ''fuerza militar bruta'' para obtener el respeto internacional si todas las naciones de la UE reconocen la independencia de Kosovo y la alianza atlántica abusa de su autoridad en la provincia.

Empero, Dmitry Rogozin dijo que Rusia no se mezclará en enfrentamiento armado alguno por la cuestión de Kosovo.

Ahora ve
No te pierdas