Colombia niega intervención de EU

El Gobierno de Alvaro Uribe rechazo que la nación americana apoyara las acciones contra las FAR el bombardeo al campamento del grupo armado en tierras ecuatorianas fue "una operación autónoma
BOGOTA (Notimex) -

La Policía colombiana negó hoy lunes la intervención de Estados Unidos en la operación que el sábado culminó con la muerte del guerrillero Raúl Reyes en Ecuador, pero dio la bienvenida a quienes quieran luchar contra los grupos armados.

El director de la institución, general Oscar Naranjo, dijo a la prensa que el bombardeo a un albergue de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en territorio ecuatoriano, fue "una operación autónoma" y "con desempeño de colombianos".

Reyes, vocero del grupo insurgente para un eventual canje de rehenes en poder de las FARC por rebeldes presos, murió en la madrugada del sábado en un operativo militar colombiano que se realizó en territorio ecuatoriano, a 1,800 metros de la frontera común.

El campamento del grupo rebelde fue bombardeado por la Fuerza Aérea, tras lo cual militares colombianos ingresaron a Ecuador para rescatar los cadáveres de Reyes y otros 16 miembros de las FARC que lo acompañaban.

El general Naranjo, quien reconoció que Colombia tiene una fuerte alianza con las agencias estadunidenses para combatir al "narcoterrorismo", señaló que Colombia está abierto a sumar aliados en esa lucha.

"Colombia tiene una vocación aperturista para recoger aliados en esta lucha y asegurarnos de proteger de manera integral a la población colombiana", del accionar insurgente, indicó.

El gobierno del presidente venezolano, Hugo Chávez, insinuó el fin de semana, que la operación en la que fue muerto el segundo comandante de las FARC fue realizado con apoyo de Estados Unidos.

Reyes fue abatido, junto con otros 16 miembros del grupo insurgente, durante un ataque de la Fuerza Aérea Colombiana al campamento donde pernoctaba, al otro lado de la frontera con Ecuador.

La incursión colombiana generó una crisis diplomática sin precedentes entre Bogotá y Quito, que se consideró agredido y en protesta, expulsó al embajador de Colombia en ese país, Carlos Holguín.

En el enfrentamiento terció también el presidente de Venezuela Hugo Chávez, quien acusó a Colombia de violar la soberanía ecuatoriana, y en rechazo cerró la embajada en Bogotá y ordenó militarizar la frontera.

Naranjo señaló que "para nadie es un secreto" que ante "la tragedia que sufre el país en materia de la amenaza narcoterrorista, las agencias colombianas de inteligencia, tienen una alianza fuerte con sus similares estadounidenses.

Ahora ve
No te pierdas