Rafael Arellano Félix queda en libertad

Las autoridades de EU pusieron en libertad al presunto integrante del cártel de Tijuana; el martes por la tarde ingresó a territorio mexicano sin ser requerido por alguna institución.
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Autoridades estadounidenses dejaron en libertad a Francisco Rafael Arellano Félix, luego de que cumplió la pena impuesta en ese país y esta tarde ingresó a México por el Puente Santa Fe, en Ciudad Juárez, sin que ninguna autoridad lo requiriera.

Para la Procuraduría General de la República (PGR), Rafael Arellano Félix ya cumplió su condena de 10 años que se le impuso en México conforme a la ley y puede gozar de absoluta libertad.

Antes, el 2 de junio de 2003, Estados Unidos solicitó a México la detención formal con fines de extradición de Francisco Rafael Arellano Félix, por contar con órdenes de aprehensión giradas por la Corte Federal para el Distrito Sur de California.

Una vez agotadas todas las etapas, el 2 de junio de 2004, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) dictó el acuerdo por el cual concedió la extradición de esta persona a Estados Unidos.

El 16 de septiembre de 2006, el gobierno mexicano, a través de la PGR, entregó en extradición a Estados Unidos a esta persona para ser procesada en delitos contra la salud.

De acuerdo con un comunicado emitido en esa fecha por la PGR, a las 14:12 horas de ese día despegó del Centro de Readaptación Social (Cereso) número 3, en Matamoros, Tamaulipas, un helicóptero de la dependencia que aterrizó en Brownsville, Texas.

El mayor de los hermanos de los Arellano Félix, señalado como presunto integrante del cártel de Tijuana, fue sentenciado a seis años de cárcel en octubre 2007 en Estados Unidos por intentar vender casi tres kilogramos de cocaína a un agente federal encubierto.

Para esa fecha, su abogado Brian White informó que Arellano Félix podría beneficiarse en un plazo de cuatro meses de la libertad condicional, tomando en cuenta los años que estuvo preso durante el proceso de extradición y el que estuvo en la de San Diego.

Francisco Rafael, de unos 58 años, se encuentra libre en México, donde cumplió la pena que le fijó el juez y por ello para la PGR no existe ningún impedimento legal que le permita gozar de absoluta libertad.

Ahora ve
No te pierdas