Critican promesas fiscales de McCain

Expertos ven inconsistencias en sus propuestas, no creen que alcance a cubrir los costos; en caso de llegar a la presidencia, herederaría un déficit de 400,000 mdd y una costosa guerra.
Las propuestas de McCain deteriorarían aún más el cuadro fis
WASHINGTON (CNN) -

La reputación de John McCain de "hablar claro" lo ha ayudado a obtener la candidatura presidencial del Partido Republicano, pero expertos en presupuesto ven algunas inconsistencias en sus propuestas sobre el tema.

La promesa de McCain de reducir el gasto superfluo si es elegido presidente en noviembre no alcanzaría siquiera para comenzar a cubrir los costos de los recortes impositivos que ha propuesto, según analistas.

Tampoco ha explicado hasta ahora cómo controlaría el gasto en salud y en seguridad social, que se espera se dispare a medida que unas 77 millones de personas se retiran de la fuerza laboral estadounidense en las próximas décadas.

Encima de eso, en caso de llegar a la Casa Blanca, McCain heredaría un déficit presupuestario de 400,000 millones de dólares, los conflictos en Irak y Afganistán -que cuestan casi 200,000 millones por año- y una cuenta similar por el pago de intereses de la deuda, la cual asciendo a 10 billones de dólares.

Según muchos expertos, las propuestas de McCain deteriorarían aún más el cuadro fiscal.

"Este es uno de los planes más irresponsables desde el punto de vista fiscal que hemos visto de un candidato presidencial en mucho tiempo", dijo Robert Greenstein, director ejecutivo del Centro sobre Prioridades Políticas y Presupuestarias, un instituto de tendencia liberal.

Las promesas vagas y caras no son inusuales durante las campañas electorales, y las propuestas presentadas por los precandidatos demócratas Barack Obama y Hillary Clinton también conduciría a un aumento de los déficit, advierten analistas.

"No creo que los números de nadie cierren cuando compiten por la presidencia", dijo Jared Bernstein del Instituto de Política Económica. "Pero temo que los números de (McCain) son los que menos cierran", agregó.

La guerra cuesta

McCain tendría dificultades para cumplir sus promesas de reducir el gasto público, justo cuando Estados Unidos libra dos frentes de batalla en Irak y Afganistán, dijo Joshua Gordon, analista de Concord Coalition, un grupo que supervisa los presupuestos.

Además, las reducciones en el gasto serían contrarrestadas por los recortes impositivos que propone, coinciden varios expertos.

McCain despertó el enojo de los conservadores cuando se opuso a los recortes en el impuesto a las ganancias dispuestos por el presidente George W. Bush en el 2001 y en el 2003, por considerar que favorecían a los ricos y que eran fiscalmente irresponsables.

Pero ahora apoya la idea de hacerlos permanentes, coincidiendo con la postura de Bush de que permitir que venzan sólo aumentaría la carga impositiva.

McCain quiere además bajar las tasas de los impuestos corporativos a un 25% desde el actual 35%.

También sugirió la idea de reformar el llamado Impuesto Mínimo Alternativo, que inicialmente apuntaba a los ricos pero que ahora está ahogando a los contribuyentes de clase media.

Estos recortes tributarios reducirían la recaudación federal desde los actuales 4.55 billones de dólares a unos 3.4 billones para el 2018, según cálculos de Len Burman del Centro de Política Impositiva del Brookings Institution.

La recaudación federal representaría el 15.3% del Producto Interno Bruto, el nivel más bajo desde 1950.

"No hay formas concebibles en que pueda reducir el gasto" a esos niveles, sostuvo Gordon.

No obstante, el impacto de tales recortes impositivos sería atenuado en algún grado si conducen a un mayor crecimiento económico, dijo Brian Riedl, analista presupuestario de la conservadora Heritage Foundation.

El principal asesor económico de McCain, Douglas Holtz-Eakin, dice que simplificar el código tributario ayudaría a cerrar muchas lagunas.

Sin embargo, cualquier cambio en el gasto y en los impuestos quedaría empequeñecido por el alza en los costos de la salud y de la seguridad social, indica Riedl.

Ahora ve
No te pierdas