Republicanos quieren fuera a Spitzer

De no renunciar, los republicanos de Nueva York removerán al gobernador con votos; Eliot Spitzer fue descubierto cuando conrataba a una prostituta en Washington, D.C.
NUEVA YORK (CNN) -

Los republicanos del estado de Nueva York amenazaron el martes con imputar al gobernador Eliot Spitzer si no renuncia por una información que lo vinculó con una red de prostitución, que ha planteado preguntas sobre si podría enfrentar cargos penales.

La amenaza sumó presión sobre Spitzer, un demócrata y ex fiscal general del estado quien se hizo un nombre combatiendo la corrupción en Wall Street, para que deje el cargo después de que contrató a una prostituta.

Medios locales citaron fuentes que señalaban que Spitzer, de 48 años, casado y con tres hijas, podría renunciar el miércoles.

"Si no renuncia en las próximas 24 a 48 horas, prepararemos documentos de imputación para desplazarlo", dijo el líder de la minoría republicana en la Asamblea, James Tedisco.

"Necesitamos en su lugar un líder que tenga el apoyo de la gente a ambos lados del pasillo", agregó Tedisco a Reuters.

Los demócratas tienen la mayoría en la Asamblea y una medida para remover al gobernador necesitaría del apoyo de algunos demócratas para que voten con los republicanos para obtener la mayoría necesaria.

El escándalo se hizo público cuando el New York Times dijo el lunes que Spitzer contrató a una prostituta de 1.000 dólares la hora y fue atrapado en una escucha telefónica federal al menos seis veces el 12 y 13 de febrero, arreglando encontrarse con ella en un hotel de Washington.

Spitzer se disculpó el lunes por lo que describió como un "asunto privado", pero no dijo nada sobre renunciar. No confirmó ni negó la información.

Fuentes no identificadas dijeron al periódico Newsday de Nueva York que Spitzer tuvo hasta siete u ocho relaciones con prostitutas en los últimos años, a través de una red internacional con base en Nueva Jersey. Spitzer pagó varios miles de dólares por cada encuentro, dijeron las fuentes al diario.

Spitzer, considerado una estrella en ascenso en el Partido Demócrata, pasó la noche atrincherado en su casa en Manhattan, sitiado por los medios.

Pese a la presión para que presente su renuncia, Spitzer se encuentra indeciso, dijo un colaborador de alto rango del gobernador al periódico New York Sun.

"El no ha tomado una decisión", dijo a diario Lloyd Constantine, el asesor. "Es más correcto decir que no ha renunciado", agregó.

Otra fuente dijo al Sun que Spitzer buscaba un acuerdo con la fiscalía sobre posibles cargos criminales.

Transacciones Financieras

Tedisco dijo el lunes por la noche que recibió una llamada telefónica del vicegobernador David A. Paterson para discutir una posible transición del poder si Spitzer renuncia.

El New York Times, citando funcionarios no identificados, dijo el martes que la investigación comenzó el año pasado, durante una revisión del Servicio de Impuestos Interno sobre transacciones financieras sospechosas reportadas por bancos.

"Los pagos se hicieron durante un período de varios meses de forma tal que los investigadores creen que tenía la intención de esconder su propósito y fuente, que podría equivaler a un crimen llamado estructuración", punible con hasta cinco años de prisión, informó el Times.

Las noticias del escándalo sacudieron a Wall Street, en donde poderosos operadores se vieron resentidos por las investigaciones de alto perfil de Spitzer en casos financieros cuando era el fiscal general del estado de Nueva York.

Spitzer fue elegido como gobernador a fines del 2006 con cerca del 70 por ciento de los votos, luego de su tarea como fiscal general del estado.

El Times denunció en un editorial que la insistencia de Spitzer, durante su breve aparición del lunes, en que es un "asunto privado" despliega arrogancia.

"No sólo traicionó a su familia en un asunto privado", indicó el periódico. "Traicionó al público y es difícil ver cómo se recuperará de este lío y continuará encabezando la agenda reformista por la que fue elegido para el cargo", agregó.

Ahora ve
No te pierdas