La UNAM, tras la pista del mal de Chagas

El descubrimiento de una molécula puede servir para detener este padecimiento; la enfermedad se manifiesta con una inflamación del párpado, años después causa daños cardiacos
El mal de Chagas puede tener afectaciones graves, e incluso,
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Integrantes del Instituto de Fisiología Celular (IFC) de la UNAM descubrieron una molécula que puede servir para el desarrollo de nuevos fármacos contra el mal de Chagas, causado por el parásito Trypanosoma Cruzi.

El experto del IFC, Ruy Pérez Montfort, informó en un comunicado que este padecimiento está extendido en América Latina y, en su conjunto, afecta a casi 18 millones de personas en el mundo.

Comentó que la investigación para atacar el padecimiento fue dada a conocer en el primer número de la publicación electrónica PLoS Neglected Tropical Diseases y causó un gran impacto en la comunidad científica internacional, al recibir menciones en periódicos de todo el planeta.

El especialista agregó que uno de los problemas para combatir esa enfermedad es que la mayor parte de las medicinas empleadas se crearon hace años y son tóxicas para los pacientes. En ocasiones, "los efectos secundarios pueden ser graves e, incluso, mortales".

Además, para su fase crónica, que puede durar años, prácticamente no existe medicamento. "Por ello, se han buscado alternativas: moléculas que puedan ser guías para nuevos tipos de tratamiento contra ese mal" y, de ser posible, en las etapas crónicas referidas.

Pérez Montfort explicó que esta parasitosis se transmite por un vector conocido como la chinche "besucona" o triatoma.

En el mal de Chagas puede haber manifestaciones iniciales claras de una infección aguda, como el llamado "signo de Romaña", o una inflamación unilateral de un párpado, que después de varios días desaparece en forma espontánea.

Muchos años después, se manifiestan problemas cardiacos porque los organismos invaden las células del corazón, que pierde su funcionalidad y llevan a la muerte del paciente. También puede afectar órganos del sistema digestivo como el esófago o el colon, agrandándolos, añadió.

Ante tal panorama, hace 14 años los grupos de investigación de Pérez Montfort y Armando Gómez-Puyou, del IFC, decidieron atender el problema. La investigación se basa en aspectos bioquímicos de los parásitos. De esta manera se ha progresado en la búsqueda de moléculas para nuevos fármacos.

La enfermedad de Chagas es una infección tropical ocasionada por un parásito protozoo, el Trypanosoma Cruzi. Se contagia por medio de un insecto que transmite el parásito cuando defeca sobre la picadura que él mismo realizó para alimentarse.

 

Ahora ve
No te pierdas