Protestas pro Tíbet dejan 80 muertos

Las manifestaciones continúan este domingo contra el gobierno Chino; tropas antimonites bloquearon el acceso a Lhasa tras las protestas más violentas en dos décadas
Los conflictos por el Tibet son los más violentos en 10 años
PEKIN (CNN) -

Los disturbios continuaban el domingo en una provincia vecina del Tibet, dos días después de violentas protestas de los tibetanos contra el Gobierno chino en Lhasa, que según representantes exiliados de la región dejaron 80 muertos.

"Se han vuelto locos," dijo una oficial de policía del condado de Aba, en Sichuan, una de las cuatro provincias con gran población tibetana, y su voz crepitaba en el teléfono porque el principal edificio del Gobierno del sector estaba sitiado.

La oficial, quien declinó ser mencionada, dijo que una multitud de tibetanos arrojaron bombas de combustible, incendiando una estación de policía y un mercado, y quemando dos autos de policía y un camión de bomberos. Las fuerzas de seguridad dispararon gas lacrimógeno y arrestaron a cinco personas.

El Centro Tibetano de Derechos Humanos y Democracia dijo en su página de Internet que al menos siete personas habían muerto en las protestas. Un funcionario de la policía contactado por teléfono negó tal declaración.

Los nuevos disturbios se produjeron porque el Dalai Lama, el líder espiritual del Tibet y Premio Nobel de la Paz que huyó a India en 1959, solicitó una investigación para averiguar si se estaba produciendo un genocidio cultural -- intencional o no - en su tierra natal.

"La nación del Tibet está afrontando serio peligro. Aunque el Gobierno de China lo admita o no, hay un problema," dijo a periodistas el Dalai Lama, acusado por Pekín de ser un separatista.

En tanto, tropas anti-motines bloquearon Lhasa, una remota ciudad en lo alto del Himalaya cerrada para periodistas extranjeros sin permiso y ahora prohibida para los turistas. Las autoridades intentan evitar con el bloqueo una repetición de la violencia del viernes, la más seria en casi dos décadas.

Un empresario residente del sector, ubicado por teléfono, dijo que una tensa calma se había adueñado de la ciudad y que la mayor parte de la gente permanecía en sus hogares.

El espasmo de la ira tibetana ante la presencia china en la región se produjo días después de pacíficas protestas de monjes y se considera un serio revés para las preparaciones de Pekín de cara a los Juegos Olímpicos en agosto, cuando China quiere exhibir prosperidad y unidad.

El gobierno en el exilio en Dharamsala dijo que 80 personas habían muerto esta semana en los choques entre las autoridades y quienes protestaban, y que otras 72 resultaron heridas.

La agencia oficial de noticias Xinhua dijo que solo 10 "civiles inocentes" habían muerto, mayormente en incendios provocados por los manifestantes, y que 12 policías resultaron seriamente heridos.

Reacción en cadena

El Tibet es uno de los varios temas que causa irritación al gobernante Partido Comunista, en un momento de creciente atención sobre China.

El Gobierno está preocupado por el efecto de la inflación y el incremento de la brecha entre ricos y pobres después de años de gran crecimiento económico, y este mes dijo que había frustrado dos complots de militantes Uighur en la región musulmana del noroeste de Xinjiang, incluyendo un intento de interrumpir las Olimpiadas .

Kang Xiaoguang, científico político de la Universidad Popular de China, quien ha estudiado largo tiempo la inestabilidad social, dijo que había muy pocas posibilidades que las protestas tibetanas se extendieran en una reacción en cadena en otras regiones de China.

"Creo que las posibilidades son mínimas," dijo de la probabilidad de protestas. "Este es un problema localizado. En las regiones chinas Han hay virtualmente cero simpatía por los manifestantes tibetanos y, por eso, cero posiblidad de que estas reacciones se extiendan", agregó.

El Centro Tibetano de Derechos Humanos y democracia dijo en un correo electrónico que monjes del monasterio Amdo Ngaba Kirti, también en la prefectura Aba en Sichuan, habían izado la prohibida bandera tibetana y gritado cantos de protesta pro-independencia el domingo después de sus oraciones.

Fuerzas de seguridad chinas asaltaron el monasterio, arrojaron gas lacrimógeno e impidieron que los monjes tomaran las calles, dijeron.

El reporte no pudo ser confirmado en forma independiente.

Ahora ve
No te pierdas