OEA pondrá fin a crisis Ecuador-Colombia

Los diplomáticos buscarán aprobar un informe con seis recomendaciones para ambos países; el conflicto se desató luego del ataque colombiano a las FARC en suelo ecuatoriano el 1 de marz

Cancilleres y embajadores de 34 países de América buscaban el lunes recuperar las lastimadas relaciones entre Colombia y Ecuador, después de que un bombardeo de Bogotá a un campamento guerrillero en suelo ecuatoriano desató una crisis regional.

En la reunión, los diplomáticos buscarán aprobar un informe con seis recomendaciones realizado por una misión liderada por el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, a ambos países tras el incidente del 1 de marzo.

El documento propone el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Colombia y Ecuador y la constitución, bajo monitoreo de la OEA, de una misión especial para verificar los compromisos asumidos entre los países para cooperar en temas fronterizos, entre otras medidas bilaterales.

El informe no especifica cuánto tiempo duraría esa misión, pero el ministro de Gobierno de Ecuador, Fernando Bustamante, indicó que a Quito le gustaría que se extendiera el "tiempo necesario" para permitir reconstruir la confianza entre ambos países y garantizar seguridad a la frontera.

La iniciativa recomienda además el "fortalecimiento de los mecanismos de cooperación y diálogo fronterizo, así como el estudio de un eventual mecanismo bilateral de alerta temprana" para casos como el ocurrido a principios del mes.

Fuerzas armadas de Colombia atacaron a inicios de marzo un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), donde murió el segundo líder de la guerrilla, conocido como Raúl Reyes, lo que hizo estallar una profunda crisis bilateral a la cual se sumó Venezuela en apoyo a Ecuador.

El presidente colombiano, Álvaro Uribe, pidió disculpas por violar el territorio ecuatoriano al presidente Rafael Correa y, después de un duro intercambio de acusaciones, ambos llegaron a un acuerdo político durante una reunión del Grupo del Río en 6 y 7 de marzo, en República Dominicana.

La cita del Grupo de Río rechazó la acción colombiana, pero no condenó formalmente el bombardeo.

Bustamante dijo que su país no insitiría en el uso de la palabra "condena" o "repudio" en la declaración final de cancilleres de la OEA, y afirmó que busca que se reiteren las declaraciones de Santo Domingo.

"Buscamos la reafirmación de lo acordado en el Grupo del Río", afirmó a periodistas.

Participan de la reunión, según lista divulgada por la OEA, cancilleres de Argentina, Bolivia, Brasil, Canadá, Haití, Jamaica, Nicaragua, Panamá, Uruguay y Venezuela, además del subsecretario de Estado estadounidense, John Negroponte.

Polémica fotografía

El martes por la mañana, provocó agitación en los corredores de la OEA la publicación de una foto del ministro de Seguridad Interna y Externa de Ecuador, Gustavo Larrea, al lado del guerrillero Reyes, publicada por el diario colombiano "El Tiempo". Para Bustamante, la foto no es verdadera.

Colombia ha insistido que las computadoras de Reyes, obtenidas después del bombardeo, muestran vínculos entre las FARC y el Gobierno ecuatoriano, y también entre la guerrilla y el presidente venezolano, Hugo Chávez.

Ambas informaciones fueron categóricamente rechazadas por los países mencionados.

Colombia, en conjunto con Estados Unidos, busca apoyo de otros países latinoamericanos en la lucha contra las FARC, un movimiento al que ambos consideran terrorista, al igual que la Unión Europea.

Fuentes estadounidenses creen incluso que si se comprueban los vínculos entre Chávez y la guerrilla, sería suficiente para incluir a Caracas en la lista de estados que patrocinan el terrorismo, como Cuba e Irán, así como aplicar sanciones económicas que pueden afectar las exportaciones de crudo venezolano a la potencia.

Venezuela tiene en Estados Unidos su principal cliente para las exportaciones de petróleo. Los estadounidenses, a su vez, importan alrededor del 11% de su consumo de crudo de Venezuela.

Bustamante dijo que "por ahora" la información de las computadoras, que están bajo análisis de la Interpol, carece de "status probatorio".

Ahora ve
No te pierdas