Alcalde de Detroit vive escándalo sexual

Kwame Kilpatrick enfrenta 8 cargos y de ser culpable sería condenado a más de 15 años de cárcel el funcionario dijo que permanecerá en el cargo y que enfrentará las acusaciones.
Kwame Kilpatrick es acusado de perjurio, obstrucción de la j  (Foto: )
DETROIT (CNN) -

El alcalde de Detroit, Kwame Kilpatrick, fue acusado de perjurio, obstrucción de la justicia y conducta inapropiada para un funcionario debido a un escándalo sexual y al manejo que el demócrata hizo de un acuerdo de 8.4 millones de dólares en una demanda en contra la ciudad.

La controversia en torno al político afroamericano, considerado alguna vez como una estrella en ascenso en su partido, afectó al gobierno de la ciudad y podría derramarse a la política presidencial.

También podría tener incidencia en la cuestión de cómo el Partido Demócrata maneja los delegados de Michigan que aún se disputan Hillary Clinton y Barack Obama.

La acusación penal de ocho cargos, anunciada por la fiscal del condado de Wayne, Kym Worthy, incluye seis presuntos delitos graves y acarrearía una condena de más de 15 años de prisión si Kilpatrick fuera condenado.

"Se burló severamente el sistema de justicia y se pisoteó la confianza pública", dijo Worthy, quien agregó que los abogados por parte de la ciudad de Detroit intentaron frustrar y paralizar su investigación de dos meses.

La ex jefa de personal de Kilpatrick, Christine Beatty, también fue acusada de perjurio y obstrucción de la justicia.

Kilpatrick, de 37 años, dijo que permanecerá en el cargo y enfrentará las acusaciones, mientras intenta reunir apoyo para un programa de inversión en la ciudad de 300 millones de dólares.

Los cargos penales provienen de mensajes de texto entre Kilpatrick y Beatty, que datan del 2002, revelados por primera vez en enero por el Detroit Free Press.

Los mensajes de texto parecían mostrar que Kilpatrick y Beatty mintieron bajo juramento cuando el año pasado testificaron en una demanda por parte de denunciantes internos de la policía acerca de que no tuvieron una relación sexual ni discutieron el despido de un oficial.

Kilpatrick acordó arreglar dicha demanda a un costo de 9 millones de dólares para la ciudad, tras saber que el abogado de los oficiales de la policía demandantes tenía copias de los mensajes de texto que había intercambiado con Beatty.

Los abogados de Kilpatrick y de los demandantes acordaron luego mantener los mensajes de forma confidencial, un detalle que no se reveló al Ayuntamiento cuando se aprobó el arreglo.

El anuncio fue el último escándalo de tipo sexual que golpea a un político estadounidense de alto rango. La semana pasada, Eliot Spitzer renunció como gobernador de Nueva York luego de un conocerse información de que estaba siendo investigado por la contratación de los servicios de una prostituta.

Kilpatrick y Beatty tienen hasta la mañana del martes para entregarse, dijo Worthy. Añadió que otras personas también podrían enfrentar cargos en la investigación.

Ahora ve
No te pierdas