Árabes temen ‘triunfo’ de McCain

Muchos líderes creen que el republicano continúe con políticas intervencionistas de George W. B McCain ha dicho que mantendrá las tropas en Irak hasta que el país esté más estable.
John McCain tiene tanto el rechazo como el apoyo de algunos
BEIRUT (CNN) -

Los líderes árabes que esperan ver el fin del Gobierno del presidente estadounidense George W. Bush, temen que un triunfo del posible candidato republicano John McCain lleve pocos cambios a las políticas de la Casa Blanca, a las que culpan por la inestabilidad en Oriente Medio.

Para los líderes árabes que se han beneficiado de la política exterior estadounidense en países como Irak y el Líbano, la continuidad podría ser buena.

Pero a muchos críticos de Bush en el mundo árabe les preocupa que McCain continúe con las actuales políticas estadounidenses, a las que culpan por desatar el caos en Irak y dar apoyo a Israel en su conflicto con los palestinos.

McCain desea mantener las tropas en Irak hasta que el país esté más estable, y permanece en disputa con sus rivales demócratas, quienes buscan retirar a los soldados de una nación que ha sido acosada por la violencia desde que las fuerzas estadounidenses derrocaron a Saddam Hussein hace cinco años.

Durante una gira por Oriente Medio este mes, las declaraciones de McCain sobre Israel también llamaron la atención de los árabes, que por largo tiempo han criticado a Washington por no ejercer suficiente presión sobre el Estado judío para que se retire de las tierras ocupadas.

"La primera vez que McCain comenzó a llamar la atención fue cuando él visitó (...) Israel y se comprometió a reconocer Jerusalén (como su capital) y a no presionar al Estado judío", dijo Mohammed al-Sayed, del Centro Ahram para Estudios Políticos y Estratégicos de El Cairo.

"Esto confirma la inclinación natural de los árabes a pensar que cualquiera que sea el próximo Gobierno (estadounidense), será una herramienta para los israelíes", agregó.

Sin embargo, aunque los árabes ven pocas diferencias entre candidatos cuando se trata del conflicto entre israelíes y palestinos -en los que los aspirantes se comprometen repetidamente con los intereses del Estado judío- consideran que Irak es un caso diferente.

La invasión del 2003 liderada por Estados Unidos, a la que se opusieron varios aliados árabes de Washington, incluyendo Egipto, dio poder a facciones chiítas como el Consejo Supremo Islámico Iraquí, un grupo que por largo tiempo ha tenido estrechos lazos con Irán.

Jalal al-Din al-Sagheer, clérigo y alto miembro del grupo, dijo que un gobierno de McCain sería bueno.

"Creo que es algo positivo si un candidato republicano gana en las próximas elecciones (estadounidenses). Sabemos cómo piensan los republicanos", sostuvo.

"McCain es cercano al Gobierno de Bush y ambos han adoptado la misma política", agregó.

Durante una visita a Jordania, McCain afirmó que un retiro temprano de Irak llevaría a un enfrentamiento entre Irán, una república chiíta, y el grupo islámico sunita Al Qaeda, poniendo en peligro a la región.

Ahora ve
No te pierdas