Senador colombiano sirve a paramilitares

El legislador fue detenido por sus relación con escuadrones paramilitares de ultraderecha; el número de políticos arrestados ascendió a 23, la mayoría aliados al presidente Álvaro Uribe.
BOGOTÁ (CNN) -

Un senador fue arrestado el jueves en la investigación criminal que realiza la Corte Suprema de Justicia por los supuestos nexos de políticos colombianos con los escuadrones paramilitares de ultraderecha, informó el tribunal.

Con la detención del senador Rubén Darío Quintero, cerca del municipio de Rionegro, en el departamento de Antioquia, ascendió a 23 el número de legisladores capturados dentro del denominado proceso de la "parapolítica" en el que también son investigados más de 20 congresistas, la mayoría aliados del presidente Álvaro Uribe.

Quintero pertenece al Partido Cambio Radical que hace parte de una alianza mayoritaria que apoya al Gobierno de Uribe en el Congreso.

Sin embargo, el escándalo y la crisis política por las capturas y las investigaciones de los congresistas no han afectado la popularidad de Uribe, que marcó un 82% en marzo, su mayor nivel desde que asumió el poder en el 2002.

Pero a nivel internacional las acusaciones contra sus aliados políticos lo han afectado y los demócratas del Congreso de Estados Unidos se muestran en contra de aprobar un Tratado de Libre Comercio y de mantener el nivel de la ayuda militar para combatir el narcotráfico.

La mayoría de los congresistas vinculados a la investigación, como Quintero, son acusados de haber hecho pactos con jefes paramilitares o de haber recibido su apoyo financiero y logístico para resultar elegidos en las zonas en donde hacían política y que eran controladas por esos grupos armados ilegales, según fuentes judiciales.

Además de los congresistas, el ex jefe de la central de inteligencia, Jorge Noguera, dos gobernadores y varios alcaldes también permanecen en prisión por sus presuntos nexos con los paramilitares, acusados de masacrar a miles de civiles en medio de su guerra contra la guerrilla izquierdista.

Los políticos encarcelados e investigados por sus nexos con los paramilitares podrían enfrentar condenas de más de 10 años, de acuerdo con fuentes judiciales.

En tanto, los antiguos jefes paramilitares, actualmente encarcelados y acusados de asesinatos, masacres, secuestros, desapariciones forzadas, torturas y narcotráfico, deberán pagar entre 5 y 8 años de prisión.

Los paramilitares surgieron en la década de 1980 como ejércitos privados financiados por ganaderos, terratenientes, comerciantes y narcotraficantes perseguidos por la guerrilla.

Esos escuadrones son acusados de obtener millonarios ingresos de la producción y tráfico de drogas, al igual que la guerrilla, y de cometer las peores violaciones a los derechos humanos en medio de un conflicto interno que cobra miles de vidas al año.

Los paramilitares desarticularon sus estructuras militares en un proceso de paz con el Gobierno, que permitió que más de 31,000 combatientes entregaran las armas, mientras que sus principales jefes permanecen en prisión.

Ahora ve
No te pierdas