Gobierno alemán no irá a las Olimpiadas

Varios funcionarios, incluyendo a la canciller Angela Merkel, no estarán presentes en el evento las tensiones entre China y el Tíbet han generado importantes críticas entre líderes mundiales.

El gobierno de Alemania dijo que la canciller Angela Merkel e importantes ministros no planean asistir en agosto a la apertura de los Juegos Olímpicos de Pekín, pero subrayó que no era una medida de boicot por la crisis en el Tíbet.

La represión de China a las protestas independentistas en el Tíbet introdujo el tema en la agenda de una reunión de ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea (UE) que comenzó este viernes en Eslovenia, en medio de crecientes pedidos a los políticos para no vayan a los Juegos.

El ministro alemán de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, comentó que ni él, ni Merkel, ni el ministro de Deportes habían programado viajar a Pekín para la ceremonia de inauguración de los Juegos.

"En ese sentido, no había nada para cancelar", dijo a periodistas.

Algunos importantes políticos de la UE, incluyendo el presidente del Parlamento Europeo, Hans-Gert Poettering, han debatido un boicot a gran escala a la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos, pero Steinmeier expresó dudas.

"Decir 'no' a los Juegos Olímpicos para sólo aliviar la propia conciencia no ayuda a la gente en China ni tampoco a las federaciones deportivas", dijo.

El ministro dijo estar contra un debate sobre el boicot, como está ocurriendo en otros países de la UE.

"Deberíamos ahora observar cómo el Gobierno chino lidia con la situación en las próximas semanas y meses", comentó.

La postura oficial de la UE ha sido hasta ahora llamar a la moderación y exhortar a China a dialogar sobre derechos culturales con el Dalai Lama, a quien Pekín ha acusado de incitar los disturbios.

Diplomáticos dijeron que no es claro hasta dónde llegarían los ministros en un comunicado conjunto previsto para el sábado como respuesta a la represión pública de aumentar las críticas contra Pekín, al tiempo que mantienen en mente los lucrativos vínculos comerciales y de inversiones con China.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, rehusó esta semana descartar un boicot de la ceremonia de inauguración.

"Espero que los franceses apliquen presión para una postura europea sobre los Juegos, que ocurrirán durante la presidencia francesa de la UE, así que les ayudaría tener algo europeo y mostrar que no están permaneciendo inactivos", dijo un funcionario de la UE.

El Parlamento Europeo, un líder de la opinión pública que no tiene influencia directa sobre la política exterior, dio el miércoles apoyo moral al Dalai Lama, invitando al exiliado líder espiritual tibetano a defender su causa desde su tribuna.

Varios legisladores criticaron al ausente jefe de Política Exterior de la UE, Javier Solana, por apresurarse en decir tras los primeros episodios de violencia en el Tíbet que él, no obstante, iría a los Juegos de Pekín.

Ahora ve
No te pierdas