Gobierno argentino negociará con agro

La administración de Cristina Fernández dialogará con los productores pese a la huelga; la presidenta canceló una gira por Europa para atender la crisis, según reportes de la prensa.
BUENOS AIRES (CNN) -

El Gobierno argentino dijo el domingo que seguirá negociando con los productores agrarios en huelga que tienen al país al borde del desabastecimento, pese a que rompieron una tregua y volvieron a bloquear carreteras en todo el país.

La peor protesta en el país en años nació en respuesta a un alza en los impuestos a las exportaciones de granos que despertó la furia de los hombres de campo, que aseguran que se quedan sin rentabilidad, mientras que el Gobierno cree que aún sigue siendo un sector con altas ganancias.

El viernes, las cuatro mayores entidades agrícolas del país habían levantado la medida de fuerza, que comenzó el 13 de marzo y alteró los mercados globales de materias primas, pero tras el primer encuentro con el Gobierno no encontraron las respuestas que buscaban y volvieron a la huelga.

“Lamento profundamente que a pocas horas de iniciado el diálogo entre el Gobierno y los dirigentes del sector agropecuario, se resuelva volver a cortar las rutas”, indicó el ministro del Interior, Florencio Randazzo, en un comunicado reproducido por la agencia estatal Télam.

La protesta “lo único que logra es que falten productos básicos para nuestros niños y ancianos”, agregó.

Sin embargo, añadió que “la mayoría del pueblo reclama diálogo, solidaridad y responsabilidad" y que "mañana (lunes) se reanude el diálogo con la responsabilidad que esta situación impone”.

Los productores volvieron a ocupar decenas de carreteras en todo el país y sólo dejan circular automóviles y buses, aunque en algunos bloqueos también dejan pasar camiones con lácteos para aliviar la situación de desabastecimiento.

La protesta también golpeó el funcionamiento del mayor mercado de abasto de Buenos Aires, dado que los camiones con frutas y verduras que lograron atravesar los bloqueos durante la breve tregua del viernes al sábado llegaron hasta el lugar pero con buena parte de su mercadería en mal estado.

El presidente de la Cámara de Operadores Mayoristas Frutihortícolas, Fabián Zeta, rogó al Gobierno que normalice la situación. “Nos estamos fundiendo”, aseguró y confirmó que el sábado debieron botar dos toneladas de mercadería.

Esa imagen, más las que se vieron la semana pasada de tamberos derramando al suelo cientos de litros de leche ante la imposibilidad de hacerlos llegar a las industrias, sensibilizaron a la sociedad en un país con más de un cuarto de sus ciudadanos viviendo en la pobreza.

A eso se suma que la protesta ya dejó completamente vacías las góndolas de carne en los supermercados de Buenos Aires, dejando a la población sin un elemento clave de su dieta.

Impuestos

Los productores insisten en que la única forma de acordar con el Gobierno es si se suspende el nuevo esquema de impuestos a las exportaciones de granos.

Este sistema dejó de lado alícuotas fijas a las ventas externas de soja, trigo, maíz, girasol y algunos de sus derivados y las reemplazó por un esquema móvil, que implica que se paga más impuestos cuanto más sube el valor de los granos en el mercado internacional.

Según los productores el nuevo sistema, que de inmediato subió el impuesto para la soja y el girasol, pone además un techo a su rentabilidad en el futuro justo en momentos en que los precios internacionales siguen batiendo récords.

Las entidades, ante la negativa del Gobierno de dar marcha atrás con los nuevos impuestos, decidieron seguir en huelga hasta el miércoles, día en que la Presidenta tenía previsto partir hacia Europa para visitar a líderes en Gran Bretaña y Francia.

Según fuentes oficiales citadas por el diario La Nación, Fernández ya canceló esa gira.

Ahora ve
No te pierdas