Argentina anula aumento a impuestos

Para desactivar la crisis, Cristina Fernández retiró el impuesto a pequeños productores agrario pese a esto, las entidades agrícolas rechazaron el plan de beneficios y continuarán con la huel
Los productores continuarán con las protestas hasta el próxi
BUENOS AIRES (Agencias) -

La presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner anuló este lunes un aumento en los impuestos a los pequeños productores agrarios, para tratar de desactivar la mayor crisis política que ha enfrentado su gobierno.

Sin embargo, las entidades agrícolas, que desde hace 19 días llevan adelante una huelga que amenaza con desabastecer de alimentos al país, rechazaron el plan de beneficios anunciado por el Gobierno y dijeron que mantienen la protesta, al menos hasta el miércoles.

"Las medidas (de fuerza) siguen hasta el próximo día miércoles", dijo el titular de la Confederaciones Rurales Argentina (CRA), Mario Llambías.

Fernández de Kirchner anunció en la Casa Rosada que el nuevo esquema de retenciones a las exportaciones de soya y girasol se aplicará únicamente a los grandes productores.

Por el contrario, el gobierno reintegrará este impuesto a los pequeños productores, es decir, a quienes tengan menos de 500 hectáreas.

En un intento por desactivar la crisis con el sector agrícola, la jefa de Estado anunció además que se creará la Subsecretaría de Desarrollo Rural, lo cual era una añeja demanda del rubro.

En un tono calmo, la presidenta explicó que con esta decisión cumplirá su objetivo de trabajar en pos de la distribución de la riqueza en el país sudamericano.

Precisó que de los 30 millones de hectáreas cultivadas en Argentina, el 45% está dedicada al cultivo de soya, 95% de cuya producción se vende al exterior, porque lo que más se consume en el país es el trigo, maíz, carne y pollo.

La mandataria aseguró que el sistema de retenciones que su gobierno anunció el pasado 11 de marzo, y que desató la huelga, involucraba únicamente a los productores de soja y girasol, porque para los de maíz y trigo había reducciones de cargas fiscales.

Recordó que antes de que se anunciaran las retenciones -política de impuestos móviles a las exportaciones agropecuarias-, los productores de soya esperaban ganancias de 237 dólares por tonelada, y ahora, aún con el aumento de impuesto, ganarían 279 dólares.

"Eso quiere decir que la totalidad de los productores, sean pequeños, medianos o grandes, aún con la retención, no tiene pérdidas", dijo la jefa de Estado

Fernández señaló que la medida promueve la equidad porque en Argentina hay 84,000 cultivadores de soya y girasol, de los cuales 62,500 son pequeños productores, a los cuales se les reintegrará el impuesto.

Insistió que, mediante esta compensación, las 62,500 familias que cultivan apenas el 20% de la producción total de soya "volverán a tener la misma rentabilidad como si no se hubiera aplicado la retención".

La presidenta de Argentina, por otra parte, exigió a los miles de productores que aún mantienen bloqueadas las rutas para que permitan el paso de los camiones que transportan alimentos.

Antes de que Fernández de Kirchner hablara ante el pleno de su gabinete y los gobernadores oficialistas, el ministro de Economía, Martín Lousteau, fue el encargado de dar a conocer los detalles técnicos de la nueva propuesta.

El funcionario garantizó que el reintegro para los productores beneficiados será automático, que habrá compensaciones por el costo diferencial del flete, que se promoverá el cultivo del trigo y se aplicarán tasas fijas a quienes diversifiquen la actividad.

Ahora ve
No te pierdas