Choque de cárteles genera más violencia

En los últimos meses la violencia se ha elevado en México por invasiones de rutas del narcotráf el gobierno mandó 1,500 solados y 400 policías federales a Chihuahua tras el aumento de muertes
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

Un nuevo brote de violencia del narcotráfico surgido en los últimos meses en el fronterizo estado de Chihuahua, al norte de México, se debe a que el poderoso cártel del Golfo invadió rutas que eran de otros grupos, dijo el lunes el Gobierno.

El Gobierno de Felipe Calderón envió a finales de marzo 1,500 soldados y más de 400 policías federales a Ciudad Juárez, ubicada en Chihuahua frente a El Paso, Texas, tras el asesinato de unas 200 personas en lo que va del año, 10 veces más que en igual periodo del año pasado.

El Secretario de Seguridad Pública Federal, Genaro García Luna, dijo que a medida que avanza la ofensiva de las autoridades contra las bandas, éstas libran violentas batallas entre sí pero además buscan otras rutas para el trasiego de drogas hacia Estados Unidos, el principal mercado.

"En el pasado se suponía que el (cártel) del Golfo operaba nada más en el Golfo, el del Pacífico en el Pacífico. Hoy tenemos ya una pugna entre ellos por el control territorial para el flujo de droga", dijo García Luna en una rueda de prensa.

"Un ejemplo de ello es Chihuahua. Una vez que hubo más alcance en el combate (de las fuerzas de seguridad) en Tamaulipas, (esto) implicó que buscara tener posibilidades de paso de droga vía Chihuahua", agregó.

Estas rutas eran tradicionalmente utilizadas por los cárteles de Juárez y el de Sinaloa, que opera en la costa Pacífico y es liderado por Joaquín "el Chapo" Guzmán, uno de los hombres más buscados del país.

El operativo en Chihuahua forma parte de acciones combinadas de la policía y el Ejército que Calderón lanzó hace 15 meses, a poco de haber asumido, contra las bandas del narcotráfico, cuya violencia dejó más de 2,500 muertos sólo en el 2007.

García Luna dijo que este año culminaría un proceso de profesionalización de la policía federal con un aumento de efectivos para que los soldados comiencen a regresar a sus cuarteles, aunque no precisó la fecha en que ocurrirá.

La participación del Ejército ha sido cuestionada por organismos nacionales e internacionales de derechos humanos luego de denuncias de abusos por parte de soldados en distintas zonas del país.

Ahora ve
No te pierdas