El agro argentino sigue sin diálogo

Aún no se reúnen a negociar gobierno de Cristina Fernández y las organizaciones de agricultores los precios de los productos del campo, que subieron durante el paro, “difícilmente bajarán”.
BUENOS AIRES (AP) -

Las negociaciones entre el gobierno de la presidenta Cristina Fernández y las cuatro organizaciones de productores del campo, que suspendieron la semana pasada un paro patronal de 21 días, están todavía “verdes”, declaró el lunes un dirigente “ruralista”.

Hugo Biolcatti, vicepresidente de la Sociedad Rural Argentina, o SRA, que agrupa a los grandes propietarios del campo, declaró a la prensa que “no sabemos si (el gobierno) nos ha puesto en penitencia, o si no tienen los deberes hechos sobre lo que tienen que hacer con nuestra actividad. El diálogo con el Poder Ejecutivo está verde y por eso seguramente la gente del campo pedirá una reunión con el gobierno”.

Se esperaba que esas conversaciones comenzaran esta semana, pero no hubo todavía ningún anuncio concreto.

Biolcatti dijo también que los precios de los productos del campo, que subieron durante el paro a causa del desabastecimiento, “difícilmente bajen”.

El pasado jueves las cuatro organizaciones, cuyos miembros realizaron unos 400 bloqueos de ruta en todo el país, generando un desabastecimiento de alimentos e insumos fundamentales, acordaron "suspender" por 30 días esa medida, pero amenazaron con reanudarla si sus reclamos no son atendidos.

Exigen que el gobierno dé marcha atrás a nuevas "retenciones" (gravámenes) móviles a las exportaciones de soja y girasol, así como otras medidas.

La presidenta Fernández y su ministro de Economía Martín Lousteau han manifestado que se mantendrán las "retenciones", que el gobierno defiende como herramienta social para redistribuir el ingreso. También como un freno para evitar que los "ruralistas" trasladen, al mercado interno, los elevados precios que están percibiendo en el mercado internacional por la soja, el trigo, el maíz y otras exportaciones.

El gobierno, en cambio, anunció que adoptaría una serie de medidas en favor de los pequeños y medianos propietarios, cuya implementación debía ser motivo del demorado diálogo.

Aunque el paro rural se suspendió, el clima de enfrentamiento entre los dirigentes del campo y el gobierno no decayó.

El diputado José María Díaz Bancalari, vicepresidente del bloque del gobiernista Frente para la Victoria, acusó el lunes a la oposición, y a los líderes ruralistas, de “mantener posturas totalmente destructivas, descalificatorias y ofensivas”.

Ahora ve
No te pierdas