FARC rechazan asistencia para Betancourt

La guerrilla colombiana dijo que la propuesta es una 'burla' para los familiares de los prision Francia ha insistido en que Ingrid Betancourt reciba atención médica, pues su salud es delicada
BOGOTÁ (AP) -

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) dijeron que rechazan una misión médica de Francia en Colombia para atender a los secuestrados como la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt.

''La misión médica francesa no es procedente y mucho menos cuando no es resultado de la concertación, sino de la mala fe de (el presidente de Colombia, Álvaro) Uribe ante el gobierno del Elíseo, y una burla desalmada a las expectativas de los familiares de los prisioneros. No actuamos bajo chantajes ni bajo el impulso de campañas mediáticas'', dijeron las FARC en un comunicado.

Las FARC ratificaron en la nota su demanda del retiro de militares y policías de los 180 kilómetros cuadrados de los municipios de Pradera y Florida, en el departamento del Valle del Cauca, al suroeste colombiano, como condición para negociar allí los términos de un canje o intercambio humanitario de secuestrados por rebeldes en prisión.

''Si a comienzos de año el presidente Uribe hubiese despejado Pradera y Florida por 45 días, tanto Ingrid Betancur (sic), como los militares y los guerrilleros presos ya habrían recobrado su libertad, y sería la victoria de todos'', dijeron los rebeldes en su nota fechada en las ''Montañas de Colombia'' el 4 de abril.

Por la fecha de la nota, las FARC tomaron su decisión un día después que llegara a Bogotá un avión de la fuerza aérea francesa, un Falcon 50, con dos delegados --uno francés y uno suizo-- junto a un médico, con la intención de lograr dar con los secuestrados y prestarles atención médica.

El gobierno de Uribe ha dicho que prestaría toda la colaboración a la misión de Francia --que tiene interés en el caso de Betancourt debido a su doble nacionalidad colombo-francesa de la ex candidata presidencial-- suspendiendo operaciones militares en la zona donde eventualmente se encontraran con los rehenes.

Pero el gobierno de Uribe se ha negado sistemáticamente a retirar a la fuerza pública de los dos municipios del Valle del Cauca alegando que los rebeldes han liberado a otros retenidos sin necesidad de ese despeje de fuerza y a la vez presentó a fines del 2007 una contraoferta de negociar un canje en cualquier zona rural del país donde ya no exista presencia del ejército y la policía.

 

Ahora ve
No te pierdas