Candidatos EU intentan atender temores

Los estadounidenses quieren que el próximo presidente solucione los problemas de la economía; los candidatos demócratas han criticado en sus discursos los sueldos de los altos ejecutivos.
Los candidatos prometen mejores salarios para la clase media  (Foto: )
SOUTH BEND, Estados Unidos (CNN) -

En medio de pérdidas de empleos, alzas en las tasas hipotecarias y en los precios de la gasolina, los estadounidenses quieren por sobre todo que el próximo presidente escuche su enojo y solucione los problemas de la economía.

A medida que la economía estadounidense se dirige a una posible recesión, los tres principales candidatos a la Casa Blanca -John McCain, Barack Obama y Hillary Clinton- dicen llevar la voz de los votantes de clase media, cuyo ingreso se mantiene estancado desde hace años y recientemente ha comenzado a caer mientras los ricos se vuelven más ricos.

En una encuesta reciente de CBS/New York Times, un 81% de los votantes dijo que el país iba en la dirección equivocada, una cifra sin precedentes. Un 78% consideró que las cosas estaban peor que hace cinco años.

Los candidatos se están haciendo eco de la visión de votantes como Mary Magargee, una maestra de 63 años que el miércoles asistió a un acto de Obama en Malvern, Pennsylvania, y dijo que encuentra sorprendente enterarse de los grandes salarios de los ejecutivos petroleros en momentos en que los estadounidenses deben pagar precios récord por la gasolina.

"Es inconcebible que estén ganando todo este dinero y que la gente esté pagando casi 4 dólares por galón la gasolina", afirmó.

Históricamente, cuando la economía atraviesa un mal momento, el partido que está en la Casa Blanca tiene dificultades para retener el poder.

McCain, el candidato republicano, necesita encontrar un camino para responder al descontento de los votantes sin perder el apoyo de los seguidores del presidente George W. Bush.

Los demócratas Clinton y Obama no tienen ese problema.

En Malvern, Obama dijo que el Sueño Americano se estaba "echando a dormir", mientras que el sistema económico parecía inclinado para favorecer a los ricos.

"Es por eso que tenemos presidentes de empresas que ganan más dinero en un día que sus empleados en un año. Es por eso que hemos estado sujetos a ciclos de burbuja y explosión de esas burbujas", dijo el senador por Illinois.

"No podemos seguir abrazando la idea de que alguna manera Wall Street puede brillar mientras la gente común se desploma", agregó.

Obama y Clinton están enfrascados en una batalla para alzarse con la nominación demócrata y enfrentar así a McCain.

Clinton fue la primera de los tres en intentar atender las preocupaciones de la gente común, prometiendo defender los intereses de los camioneros, los trabajadores automotrices y las camareras.

Guantes de boxeo

En una fábrica de General Motors en Lordstown, Ohio, Clinton sostuvo un par de guantes de boxeo para mostrar que es lo suficientemente fuerte como para hacer frente a Wall Street y a las corporaciones.

"Nos enfrentaremos con las compañías petroleras y aprovecharemos sus ganancias récord para crear millones de empleos de energía limpia, empleos con buenos salarios con los que se pueda mantener una familia", dijo Clinton.

Los demócratas proponen eliminar los recortes impositivos dispuestos por Bush para los estadounidenses más ricos y prometen un mayor control sobre los acuerdos de libre comercio.

También favorecen un abordaje más intervencionista a la crisis hipotecaria que McCain, que ha dicho que tiene reparos a la hora de que un Gobierno "rescate y recompense a aquellos que actuaron irresponsablemente", sean banqueros o gente que se endeudó en exceso para comprar una casa.

Pero la semana pasada, el candidato republicano se sumó a Clinton y a Obama al expresar su preocupación por los abultados salarios de los ejecutivos de compañías que están en el centro de la crisis financiera e inmobiliaria.

Ahora ve
No te pierdas