Gobierno argentino negocia con el agro

Aunque se abrirán las conversaciones las autoridades han dicho que no suspenderán el impuesto; los agricultores detuvieron una huelga de 3 semanas por el alza en el gravamen a las exportacio
BUENOS AIRES (CNN) -

El Gobierno argentino se reunirá el viernes con las entidades rurales que realizaron una prolongada protesta contra un impuesto a las exportaciones de granos, pero las autoridades adelantaron que no darán marcha atrás con la medida.

Con el fin de abrir el diálogo, los productores rurales suspendieron la semana pasada una huelga comercial de tres semanas que generó el desabastecimiento de alimentos en las ciudades y provocó el primer temblor político del Gobierno de Cristina Fernández.

Luego de varios días en los que se mantuvo la tensión, las asociaciones rurales pidieron formalmente una reunión a la mandataria esta semana, quien los convocó para este viernes.

Sin embargo, el Gobierno adelantó que no volverá atrás con el impuesto a las exportaciones -llamado retención- de granos y derivados, que despertó la protesta del campo.

"No es lo que estamos pensando, definitivamente", dijo a una radio local el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, al preguntársele si el Gobierno podría anular la medida.

"Las retenciones móviles tienen un criterio más equitativo, porque cuando el precio (de las materias primas) baja, las retenciones bajan, y cuando el precio sube, las retenciones suben", añadió, según la agencia de noticias DyN.

La queja de los productores obedeció al hecho de que el nuevo sistema impositivo implicaba en el momento de su aplicación una fuerte alza en la tasa a las ventas de soja y girasol.

La protesta rural incluyó manifestaciones y bloqueos de carreteras, que impidieron el paso de alimentos y otras materias primas a las ciudades y generaron peleas con conductores de camiones varados.

Durante las tres semanas de la protesta, comer el clásico churrasco argentino se volvió casi imposible en Buenos Aires, mientras que las exportaciones agropecuarias se vieron paralizadas.

Pero tanto el Gobierno como los agricultores se calmaron y se mostraron más dispuestos al diálogo en los últimos días, luego de que las autoridades anunciaran medidas para beneficiar al 80% de los productores de soja, el principal rubro de exportación agrícola del país.

"Este será un acercamiento y creemos que la presidenta impulsará una apertura del diálogo", dijo Pablo Orsolini, vicepresidente de Federación Agraria Argentina (FAA).

El dirigente rural agregó que, aunque no se anule la medida fiscal, el Gobierno podría ampliar beneficios al sector.

Argentina es uno de los mayores proveedores mundiales de granos y carne vacuna.

Ahora ve
No te pierdas