Berlusconi y Veltroni se enfrentan

Los italianos votan el domingo por elegir al nuevo líder del país y salir de problemas económic ambos candidatos han prometido pequeñas reducciones de impuestos.
Berlusconi, fortuna de 11,800 mdd. (Reuters)
ROMA (CNN) -

Los italianos votaban el domingo en unas elecciones parlamentarias que podrían suponer el regreso al poder por tercera vez del favorito conservador, Silvio Berlusconi, para afrontar un profundo malestar económico y social.

Su principal rival es el líder de centroizquierda Walter Veltroni, un ex comunista quien se califica a sí mismo como el hombre del cambio, aunque sus promesas de modestos recortes fiscales y dureza contra el crimen son similares a las del multimillonario de 71 años.

Muchos de los 47 millones de votantes se muestran escépticos sobre la posibilidad de una recuperación económica y estabilidad política, en momentos en que eligen al gobierno número 62 desde el final de la Segunda Guerra Mundial, especialmente cuando la ley electoral dificulta la obtención de una mayoría clara.

El Gobierno de centroizquierda dirigido por Romano Prodi duró sólo 20 meses antes de colapsar en enero, dejando a Italia al borde de una recesión económica.

"Me da igual quién gane. Solo quiero un gobierno que dure", dijo el profesor de 54 años Francesco Antonazzi al ir a votar en Roma, donde las urnas abrieron a las 8 de la mañana (06:00 GMT).

Los centros de votación permanecerán abiertos hasta las 3 de la tarde el lunes, y el resultado se podría conocer unas pocas horas después.

Berlusconi, el único político en 50 años que ha conseguido durar los cinco años de mandato como primer ministro, entre 2001 y 2006, fue aplaudido al pasar junto a los votantes en Milán, antes de sufragar y besar a un menor de tres años.

"Sálvanos Silvio", le gritó un votante.

Veltroni, ex alcalde de Roma con 52 años y al frente del Partido Democrático, esperó en una larga fila antes de votar en la capital italiana.

Simplemente señaló: "Espero que salga bien".

Berlusconi, uno de los hombres más ricos de Italia, lideró en los sondeos de opinión, pero a momentos su campaña no fue tan llamativa como la que lo llevó al poder en 1994 y el 2001.

¿Final de fotografía?

La moral de Italia se ha visto sacudida por los problemas para encontrar un comprador a la aerolínea Alitalia, la crisis de la basura en Nápoles, la alerta sanitaria por el queso mozzarella y las malas noticias para la cuarta economía de la Unión Europea.

El Fondo Monetario Internacional cree que el Producto Interno Bruto de Italia solo crecerá un 0.3% este año, y esto en un país que lleva años sin despegar y que tiene la tercera deuda pública más elevada del mundo en términos absolutos.

Tanto Berlusconi como Veltroni prometen pequeñas reducciones de impuestos que buscan estimular el consumo. Ambos han dicho también que Italia necesita más policías para combatir el crimen.

Pero la capacidad del ganador para llevar a cabo las reformas necesarias podría verse entorpecida por una compleja ley electoral aprobada durante el último mandato de Berlusconi, que dificulta lograr una mayoría clara en el Senado.

 El constructor Luciano di Pasquale votó por Berlusconi porque cree que el líder conservador podría mejorar los salarios y el sector laboral. "No me gustó la forma en que Prodi gobernó y Veltroni es simplemente más de lo mismo", señaló.

En cambio, Ruggero Bianchi se inclinó a favor del candidato de centro-izquierda. "Tengo fe en el Partido Democrático pero no creo que el próximo Gobierno dure más que el anterior", señaló.

Se espera que hasta un tercio del electorado decida por quien votar en el último momento y muchos votantes se han quejado de que hay poco de donde elegir entre las dos plataformas rivales.

Una contienda reñida podría forzar al ganador de las elecciones a buscar un acuerdo de coalición con los partidos menores. Veltroni y Berlusconi, los únicos candidatos con una real posibilidad de convertirse en primer ministro, se negaron a la idea formar una coalición en conjunto.

Ahora ve
No te pierdas