El Papa sugiere principios morales a EU

Benedicto XVI dijo que el país debe afrontar cuestiones políticas y éticas cada vez más complej pidió a las autoridades basar sus decisiones políticas y sociales en principios morales.
El Papa Benedicto XVI inició su gira por EU. (Reuters)  (Foto: )
WASHINGTON (CNN) -

El Papa Benedicto XVI instó a Estados Unidos a basar sus decisiones políticas y sociales en principios morales para crear una sociedad más justa y dijo que visitaba Washington como un amigo.

En un discurso pronunciado ante el presidente George W. Bush en la Casa Blanca, en el primer día completo de su visita a Estados Unidos, el Papa también pidió "esfuerzos pacientes de la diplomacia internacional orientados a solucionar los conflictos y a promover el progreso".

"Vengo como amigo y anunciador del Evangelio, como uno que tiene gran respeto por esta vasta sociedad pluralista", declaró el Sumo Pontífice en un discurso después de que Bush lo recibió en una ceremonia en la Casa Blanca que incluyó 21 cañonazos.

Bush citó el rol de la fe en la vida estadounidense, que el Papa había alabado en comentarios realizados a periodistas que viajaban con él mientras cruzaba el Atlántico.

"Aquí en Estados Unidos, encontrará una nación que recibe con beneplácito el rol de la religión en la plaza pública", señaló Bush.

"En un mundo donde algunos evocan el nombre de Dios para justificar actos de terror, asesinato y odio, necesitamos su mensaje de que Dios es amor. Y aceptar este amor en la manera más segura de evitar que un hombre caiga presa de las enseñanzas de los fanáticos y el terrorismo", dijo el mandatario.

El Papa, conmemorando su cumpleaños 81, tuvo abundantes elogios para la sociedad estadounidense, llenando su discurso con referencias a los Padres Fundadores, citando a la Declaración de Independencia y al presidente, George Washington.

Pero el Sumo Pontífice no hizo referencias específicas a temas como el aborto y la guerra en Irak, en lo que pareció un esfuerzo por evitar cualquier cosa que pudiera ser vista como una posición en la campaña presidencial estadounidense.

Benedicto XVI y Bush se oponen al aborto y a la investigación con células madres, pero discrepan sobre temas como la guerra en Irak.

En lugar de eso, el Papa se concentró en las raíces religiosas de Estados Unidos, que señaló eran una fuerza conductora en un proceso que "ha plasmado el alma de la Nación" y ganado la admiración del mundo.

"Ahora que la nación tiene que afrontar cuestiones políticas y éticas cada vez más complejas, confío que los americanos (estadounidenses), encuentren en sus creencias religiosas una fuente preciosa de discernimiento y una inspiración para buscar un diálogo razonable, responsable y respetuoso en el esfuerzo de edificar una sociedad más humana y más libre", expresó.

El Sumo Pontífice agregó que "la libertad no es sólo un don, sino también una llamada a la responsabilidad personal" hacia los menos afortunados del país y alrededor del mundo.

"Como vuestros Padres fundadores bien sabían, la democracia sólo puede florecer cuando los líderes políticos, y los que ellos representan, son guiados por la verdad y aplican la sabiduría, que nace de firmes principios morales, a las decisiones que conciernen la vida y el futuro de la Nación", agregó.

Benedicto XVI, quien durante su viaje visitará Nueva York y pronunciará un discurso ante las Naciones Unidas, es el segundo Papa que visita la Casa Blanca y el primero en casi 30 años.

De cara a su discurso ante Naciones Unidas, el Papa dijo que la necesidad de una solidaridad global "es más urgente que nunca, si se quiere que todos puedan vivir de acuerdo con su dignidad, como hermanos y hermanas que habitan en una misma casa, alrededor de la mesa que la bondad de Dios ha preparado por todos sus hijos".

En una posible referencia a las críticas estadounidenses a la ONU, el Papa señaló:

"Tengo la confianza de que esta preocupación por la gran familia humana seguirá manifestándose con el apoyo a los esfuerzos pacientes de la diplomacia internacional orientados a solucionar los conflictos y a promover el progreso".

El Papa concluyó su discurso diciendo "¡Que Dios bendiga a América!"

Al encuentro al aire libre asistieron más de 9,000 personas, lo que convirtió el evento en "una de las mayores ceremonias de bienvenida jamás realizadas en la Casa Blanca", dijo la portavoz de Bush, Dana Perino.

Entre los asistentes se encontraban la primera dama Laura Bush, el vicepresidente Dick Cheney y su esposa y la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi.

Ahora ve
No te pierdas