Los ‘jóvenes hogareños’ invaden Taiwán

Estos adolescentes pasan la noche en casa, leen cómics y se quejan de las mujeres en el chat; utilizan la red para eludir las responsabilidades domésticas y la formación de relaciones amoro
Estos jóvenes prácticamente viven en la red. (Dreamstime)  (Foto: )
TAIPEI (AP) -

Luciendo máscaras coloridas y camisetas negras con lemas donde se expresa el odio a las mujeres, docenas de adolescentes desfilaron en un elegante centro comercial de Taipei una noche del pasado diciembre, gritando a asombradas parejas, ''Los amantes pueden irse al infierno''.

Fue un excepcional momento de exposición pública de los llamados ''jóvenes hogareños'' de Taiwán. Se trata de una generación de adolescentes que pasan las noches en sus hogares, participando en juegos de computadora online, leyendo historietas y quejándose de las mujeres en salas de conversación de la internet.

''Usted no tiene por qué sentirse triste si no tiene una cita'', dijo el estudiante de 24 años Lu Yung-ping. ''Es posible formar un grupo y divertirse''.

Taiwán no es único en esta tendencia. Japón, Hong Kong y las áreas de rápido crecimiento de la costa de China tienen sus propias versiones de los jóvenes hogareños. Ellos usan la internet para construir una realidad alternativa, donde personajes de fantasía y juegos digitales permiten eludir responsabilidades domésticas y la formación de relaciones.

Los padres están preocupados por esa tendencia, que se ha convertido en un tema candente en los medios de comunicación taiwaneses. Los programas periodísticos y las revistas de mayor circulación atribuyen el fenómeno al deseo de permanecer en el hogar de los padres antes que enfilar hacia un mundo lleno de riesgos, que incluye criar hijos y pagar hipotecas.

No hay cifras confiables sobre la cantidad de jóvenes hogareños. Pero seguramente superan a las muchachas hogareñas, si un indicador es la cantidad de horas que pasan esos adolescentes jugando online.

Los sociólogos dicen que la obsesión de los jóvenes hogareños con las computadoras les imposibilitan la capacidad de mantener relaciones personales normales, incluidas citas con mujeres. Eso causa gran preocupación en una época en que los jóvenes taiwaneses demoran la época del casamiento, haciendo que la tasa de fertilidad haya caído a 1,2 niños por mujer, tras ser del 3,2 en 1971.

Los jóvenes hogareños suelen ser muy egoístas, tienden a preocuparse escasamente por los demás, y son incapaces de solucionar problemas, dijo el profesor de sociología Hsueh Cheng-tai, de la universidad nacional de Taiwán, en Taipei.

''Inclusive hombres de 30 años de edad tienen la mentalidad de niños que desean ser atendidos por sus padres ... Ellos no están preparados para casarse y cumplir con sus obligaciones familiares'', dijo el profesor.

Esos jóvenes hogareños dicen que no odian a las mujeres, sino que las mujeres los ignoran, los rechazan, o los traicionan. Y en lugar de sufrir en privado, prefieren reunirse online con otros colegas de sufrimiento y curar sus heridas hablando de todo, excepto del costado doloroso del amor.

''Cuando un tipo amable trata de actuar de manera positiva, lo que recibe es rechazo'', escribió un hombre que firmó como ''Hsuan'' en una sala de conversación online muy popular con quienes odian a las parejas.

Otro, que se identificó sólo como Klowa, dijo en la misma sala de conversación ''Aún más que los políticos, las mujeres son estafadoras entre estafadores''.

Pero no todos los adictos a las computadoras son tan pesimistas.

Lin Wei-ting, estudiante de química en la universidad nacional Tsing Hua, en Hsinchu, se describe a sí mismo como un ''joven hogareño positivo''.

Según el estudiante, el hábito de la internet puede ser una ventaja si se lo usa con moderación.

''Los libros de historietas pueden estimular el pensamiento'', dijo Lin. ''Pueden prepararnos mejor para tener citas con mujeres, casarnos, y construir nuestras carreras profesionales''.

Pero otros jóvenes hogareños no son tan tranquilos.

Hsu Wen-hsiung, un oficinista de 26 años de edad que participó en la demostración contra las parejas en diciembre, se quejó de que las mujeres nunca tienen la paciencia necesaria para intentar conocerlo mejor y permitirle exhibir su sentido del humor en una atmósfera tranquila.

Agitando una máscara que recordaba el rostro de un zorro, Hsu dijo que su obsesión con las computadoras lo coloca en una situación de perdedor con el sexo opuesto.

''Uno pasa tanto tiempo en la internet que no está en condiciones de conocer a las mujeres. Y cuando no encuentra una novia, vuelve a la internet'', señaló. ''Y eso se convierte en un círculo vicioso''.

Ahora ve
No te pierdas