Ex obispo aventaja elecciones Paraguay

En los primeros conteos, Fernando Lugo aventajaba a la candidata del Partido Colorado; Los sondeos a boca de urna también daban una ligera ventaja al contendiente centroizquierdista.
ASUNCIÓN (CNN) -

El ex obispo católico Fernando Lugo, que dejó los hábitos para combatir la pobreza desde la arena política, lideraba el domingo el conteo inicial de una reñida elección presidencial en Paraguay, que podría acabar con 61 años de gobierno del centroderechista Partido Colorado.

Con un 7.14% de las mesas escrutadas, el centroizquierdista Lugo obtenía el 37.4% de los votos, contra el 34.3% de su rival oficialista, la centroderechista Blanca Overlar.

Tres sondeos a boca de urna dieron a Lugo, de 56 años y favorito en los sondeos preelectorales, entre un 43% y 41.4% de los sufragios, contra 36.4%-37.9%de Ovelar.

El ex obispo, que aunque formado en la Teología de la Lideración se ha cuidado de no mostrarse cercano a líderes populistas latinoamericanos como el venezolano Hugo Chávez, prometió una reforma agraria y renegociar los acuerdos energéticos que el país tiene con Argentina y Brasil.

Los centros de votación concluyeron la recepción de la mayor parte de los sufragios a las 16.00 hora local (2000 GMT) en unos comicios que se definirán en una única vuelta a favor del candidato que obtenga la mayor cantidad de votos.

El Partido Colorado ha dominado la política paraguaya desde 1947 y su poder se consolidó en 1954, cuando el general Alfredo Stroessner dio un golpe de Estado que instauró una brutal dictadura que cayó en 1989 por un asonada liderada por algunos sectores del mismo oficialismo.

El mandatario que surja de las urnas recibirá una economía que creció 6.4% en el 2007 gracias a las exportaciones de la encarecida soja, pero con un nivel de pobreza que alcanza a cerca del 40 por ciento de la población.

Temprano en la mañana, el presidente paraguayo, Nicanor Duarte, admitió que existía gran expectativa, pero también algo de tensión, dada la relevancia de este proceso electoral.

"El pueblo está saliendo a depositar su voto con una gran confianza (...) tensión siempre existe en un día de elecciones", dijo Duarte, quien hizo una larga fila antes de sufragar en un colegio de la capital.

Uno de los primeros paraguayos en sufragar fue Lugo, quien llegó a una mesa de votación de un colegio en las afueras de la capital, en medio de un gran despliegue de periodistas locales y medios extranjeros.

"Va a haber una gran participación ciudadana y eso nos hace estar motivados. Creo que va a ser una gran jornada histórica", dijo a periodistas Lugo y quien lidera la coalición Alianza Patriótica para el Cambio.

Poco después, el ex obispo debió abandonar raudamente otro local cuando, según un colaborador, sus rivales políticos arrojaron una bomba de pimienta y la policía detuvo a un menor de edad que tenía en su poder un puñal de fabricación casera.

"Esto no nos asusta ni nos amilana, estamos todos muy tranquilos", dijo el candidato que representa a una alianza de centroizquierda, luego de que un grupo de jóvenes le gritara "asesino" y "secuestrador".

La promesa de Lugo de renegociar los acuerdos energéticos ha inquietado a Argentina y Brasil, especialmente por la posibilidad de que aumenten los precios de la electricidad que Paraguay les vende en dos represas binacionales.

Unas 2.8 millones de personas estuvieron habilitadas para votar en el país de 5.6 millones de habitantes, que tiene una de las economías más pequeñas de Sudamérica y la peor fama en materia de corrupción, falsificaciones y contrabando.

Incidentes aislados

La candidata oficialista, de 50 años y quien sufragó cerca de las 08.30 hora local (1230 GMT), dijo que esperaba ser "la primera mujer presidenta en haber dejado cinco años de Gobierno con una alta popularidad y un pueblo que valora el esfuerzo de una mandataria".

El sufragio se desarrolló con cierta normalidad, con la excepción de algunas escaramuzas entre oficialistas y opositores en al menos dos escuelas de la capital y discusiones entre miembros delegados de las mesas.

"Vemos un ambiente de enorme civismo, de muy alta participación y prácticamente cero incidentes", dijo la jefa de la misión de observadores de la Organización de Estados Americanos, María Emma Mejía.

"No recibimos ningún informe mayor sobre intentos de fraude, solo algunas dificultades que fueron comunicadas a las autoridades correspondientes", agregó.

El general retirado Lino Oviedo, postulante a la presidencia del derechista Unión Nacional de Ciudadanos Eticos (UNACE) y que figura tercero en las encuestas previas, sufragó casi a la misma hora de Ovelar y luego recorrió en helicóptero varios puntos del país.

En los sondeos a boca de urna aparecía con entre 15.8% y 17.8%.

Además de la presidencia y vicepresidencia, los votantes elegirán un nuevo Congreso de 45 senadores y 80 diputados, 17 gobernadores regionales y decenas de legislaturas locales, todos para un período de cinco años.

También se elegirán a 18 representantes paraguayos ante el parlamento del Mercosur, la unión aduanera que Paraguay integra junto con Argentina, Brasil, Uruguay y Venezuela, que aún está en proceso de adhesión.

El presidente electo asumirá el Gobierno el 15 de agosto.

Ahora ve
No te pierdas