Ex obispo vs mujer en Paraguay

El país sudamericano vive este domingo una histórica jornada electoral para elegir presidente; Fernando Lugo busca terminar con la hegemonía de seis décadas del Partido Colorado.
ASUNCIÓN (AP) -

Los paraguayos comenzaron a votar el domingo para elegir al próximo presidente en una contienda electoral atípica entre el ex obispo Fernando Lugo, quien buscará terminar con la hegemonía de seis décadas del Partido Colorado, y la candidata oficialista Blanca Ovelar, la primera mujer en aspirar a la presidencia en la historia del país.

Cerca de 2.8 millones de personas de una población de seis millones están habilitadas para sufragar, en una única vuelta que consagra al candidato con más votos.

Lugo, que lidera una heterogénea coalición integrada por el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), el principal de la oposición, ex colorados y 20 organizaciones sociales y de campesinos, fue el primero de los postulantes en emitir su voto en una escuela de los suburbios de Asunción.

''He cumplido con mi deber ciudadano. Esto es un día histórico para el país'', dijo el sacerdote, que renunció a la jerarquía de obispo católico en 2006 para dedicarse a la política.

El ex obispo encabezó la mayoría de las encuestas previas a la elección y amenaza poner fin a 61 años de los ''colorados'' en el poder, apoyado fundamentalmente por muchos compatriotas que claman por un cambio en esta nación mediterránea azotada por la pobreza y la corrupción.

Lugo se trasladó a pie desde su domicilio hacia la casilla electoral en el establecimiento educativo, acompañado por partidarios y decenas de periodistas locales e internacionales. Sorpresivamente fue el primero en llegar, incluso antes de que las autoridades de la mesa tuvieran listas las boletas y actas.

El sacerdote tuvo que esperar 10 minutos luego del horario previsto para iniciar el comicio: 7 de la mañana (1100 GMT). ''La paciencia es una de mis características'', dijo Lugo, entre risas.

El vicepresidente del Tribunal Superior Electoral, Juan Manuel Morales, reconoció en declaraciones a la televisión que había demoras en la apertura de las mesas en varios lugares por ausencia de ''las personas nominadas para ser presidentes o vocales''.

Tras votar Lugo se produjo un llamativo incidente cuando un apoderado del Partido Colorado, que se identificó como Carlos Duarte, denunció ''que los periodistas internacionales portan una credencial que dice 'Lugo Presidente' y eso está prohibido por la ley electoral. Vamos a denunciarlo''.

Dichas credenciales fueron repartidas por la oficina de campaña de Lugo para cubrir sus actos y poder ingresar el domingo a la sede de su fuerza.

Por su parte, la candidata Blanca Ovelar inició la jornada con un desayuno junto a periodistas en la sede del Partido Colorado y más tarde emitió su voto.

''Este es un gran día en la historia de nuestro país. Somos una sociedad sumamente desigual. Sin embargo, hoy somos todos iguales'', afirmó luego a la prensa.

Ovelar, de 50 años, ha intentado presentarse como el rostro de la renovación dentro de las viejas estructuras del partido Colorado, la única agrupación política legal durante los 35 años de dictadura de Alfredo Stroessner y que ganó todas las elecciones tras su caída en 1989.

Ex ministra de educación, es la primera mujer que aspira a la presidencia en Paraguay, un país de fuerte tradición machista. En la región ya gobiernan Michelle Bachelet, en Chile, y Cristina Fernández, en Argentina.

''El mundo está pendiente. Hoy vamos a dar muestra de nuestra cultura cívica. Insto a la participación masiva, serena y a no responder a ninguna provocación'', agregó.

Consultada sobre las versiones que indican la posibilidad de incidentes entre partidarios ''colorados'' y de Lugo, quienes han manifestado su temor a un fraude, respondió: ''No creo que haya disturbios''.

''Si bien hay planes de exacerbar los ánimos y sin duda habrá interesados en este aspecto, nosotros creemos que el pueblo irá a votar sin inconvenientes'', agregó.

Casi un centenar de observadores internacionales de distintas organizaciones, entre ellas la Organización de los Estados Americanos (OEA), llegaron al país para seguir las elecciones.

Un portavoz de la OEA, que pidió anonimato, dijo a AP que hasta el momento todo se desarrollaba con normalidad. Los observadores darán un primer informe oficial al mediodía.

Otro que emitió su voto fue el ex general Lino César Oviedo, quien recuperó la libertad en 2007 tras cumplir una condena de diez años por liderar un fallido golpe de Estado contra el presidente Juan Carlos Wasmosy.

''Pido a las autoridades transparencia en los comicios'', dijo Oviedo, un ex colorado que fundó la Unión Nacional de Ciudadanos Eticos (Unace).

El vencedor de los comicios heredará un país donde el 42% de su población vive en la pobreza y la tasa de desempleo llega al 13%, mientras que cinco de cada 10 paraguayos no leen ni escriben.

Además del presidente por los próximos cinco años, también se vota a senadores, diputados, parlamentarios para el Mercosur, gobernadores departamentales y concejales regionales.

La elección cerrará a las 17 hora local (2100 GMT).

Ahora ve
No te pierdas