Sindicato agrícola de EU busca mexicanos

La United Farm Workers quiere opciones para llevar trabajadores de México a su país; el gobierno del estado de Michoacán ya firmó un acuerdo para exportar mano de obra.
HURON, California (AP) -

Cansado de aguardar a que el Congreso de Estados Unidos reforme las leyes de inmigración, un gremio que agrupa a trabajadores agrícolas espera reclutar a trabajadores mexicanos para recoger cosechas en granjas de este país.

El UFW (siglas en inglés de United Farm Workers, o Sindicato de Obreros Agrícolas) realiza esfuerzos para importar a trabajadores temporales bajo un programa existente del gobierno federal.

En ese sentido, UFW aplica medidas similares a las de legisladores en Arizona y Colorado, que intentan crear nuevas sendas para traer a extranjeros sin necesidad de contar con la aprobación de Washington.

Este mes, el presidente de la organización Arturo Rodríguez, firmó un acuerdo con el gobernador del estado mexicano de Michoacán,  para reclutar residentes locales a fin de que soliciten trabajos temporales en granjas de Estados Unidos. Empleos que estarán cubiertos mediante contratos firmados por los sindicatos.

Bajo el nuevo pacto, funcionarios del gobierno en Michoacán distribuirán información sobre la protección laboral en Estados Unidos, especialmente en áreas rurales donde se ha registrado un gran éxodo de mano de obra local.

A cambio, la organización negociará contratos con cultivadores estadounidenses dispuestos a garantizar que los derechos laborales sean respetados a ambos lados de la frontera, dijo Erik Nicholson, director internacional de UFW.

El sindicato se involucró en las gestiones tras enterarse de que reclutadores mexicanos estaban cobrando a trabajadores hasta 5,000 dólares por contratos a corto plazo bajo el actual programa federal de trabajadores temporarios, informó Nicholson.

La agricultura es una industria global.

Por lo tanto, estamos creando una infraestructura internacional en favor de esos obreros globales'', dijo Nicholson. ''Los obreros tienen que conocer sus derechos en ambas partes de la frontera''.

Redadas de indocumentados y sanciones a empleadores han provocado una escasez de obreros en los principales estados agrícolas. Eso ha hecho que sectores agrícolas hayan concluido que los cultivadores no pueden enviar sus productos al mercado sin un abastecimiento estable de obreros del extranjero.

Pero ante el estancamiento de la reforma de las leyes de inmigración en el Congreso, la cuestión es bajo qué condiciones los obreros podrán ser contratados, de manera legal o ilegal.

La fuerza laboral en el sector agrícola de Estados Unidos asciende a alrededor de 1.6 millones de personas, y de ese total, un 70% son indocumentados, según funcionarios de la industria agrícola.

Sólo unos 70,000 obreros fueron traídos del extranjero el año pasado para cortas temporadas autorizadas bajo las visas H2-A emitidas por el departamento del Trabajo de Estados Unidos.

La UFW desea aumentar esas cifras poniendo en comunicación obreros en México con granjeros en Estados Unidos dispuestos a usar el programa H2-A. Y eso ayudará a su vez al sindicato a acrecentar sus afiliados, pues sus filas han menguado en los últimos años.

Ahora ve
No te pierdas